Movimiento Patriótico de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria.

En resumidas cuentas la idea es :organizar un Movimiento Nacional de rescate patriótico que cuente con un amplio programa que levante al pueblo y que contenga una propuesta de cómo organizar la nueva nación que surja de ahí.

1. La táctica y la estrategia 2. Defensiva y ofensiva 3. El camino es la huelga patriótica nacional

Tres artículos a manera de introducción

1. La táctica y la estrategia

2. Defensiva y ofensiva

3. El camino es la huelga patriótica nacional

1. La táctica y la estrategia

Es por todos sabido que la estrategia depende de los objetivos y no los objetivos de la estrategia y de acuerdo a la estrategia debe derivar la táctica; es decir, existe una correlación lógica entre estrategia y táctica. Es como señala Trotsky en La Revolución Permanente: “Es sabido que en la política, como en la guerra, la táctica se halla siempre subordinada en última instancia a la estrategia”

En base a ese razonamiento, se determina que la estrategia y táctica de los partidos electoreros es completamente contraria a levantar al pueblo contra el Estado, toda vez que su objetivo es el poder formal y de ninguna manera el poder real. Es decir: su objetivo se limita a conseguir curules, regidurías y una que otra gubernatura e,  incluso la presidencia. Buscan el poder formal, el cual no es poder real. Olvidan que el formal siempre estará sujeto a la oligarquía mundial.

Ahí está Salvador Allende que llego a la silla pero no al poder, si llega al poder una huelga general revienta a Pinochet.

Si Allende tiene una estructura de Poder Dual bien cimentado, es decir, de Poder Real Popular,  previo a la toma del poder formal, los militares le hacen los mandados.

Saramago decía que un gobierno elegido por un pueblo influido por la izquierda, no puede y hace finalmente lo que puede, debido a que existen fuertes consorcios internacionales que lo impiden. Y tiene razón, pero no dice qué es lo que hay que hacer, y lo que hay que hacer es, aparte de respaldarse en una fuerte y bien estructurada base social popular (Comités Patrióticos de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria), ampararse en una fuerte organización popular internacional, si no se hace así, las reformas no serán más que  paliativos que prolonguen la agonía del pobre.

Cuando Lula llegó a la presidencia, Frei Beto le dijo: “Tienes el gobierno pero no el poder”, ya que entre llegar al palacio y hacer los cambios que precisa la nación y mejorar las condiciones de vida de millones, existe una gran distancia.

Y no hay que olvidar que Frei Betto fue coordinador del programa brasileiro “hambre cero”, pero cuando se dio cuenta que Lula no estaba dispuesto a cambiar de estrategia lo abandonó.

“Con el tiempo se descubrió que conviene mantener a las familias en la dependencia permanente del gobierno porque esto resulta en más votos en las elecciones. Esa descaracterización de un programa emancipatorio hacia un programa asistencialista, me hizo dejar el gobierno… Frei Betto

Así pues, con la estrategia y táctica actual de los partidos de “izquierda”, estos no tienen posibilidad de conducir a la patria a su liberación; desde el momento que no están dispuestos a convertirse en organizadores, desde abajo, de las luchas por las distintas causas populares.

Y en el castigo está su penitencia, ya que al no ponerse a la cabeza de esas luchas, terminan por distanciarse del pueblo y, por lo tanto: de los votos. Y no se trata de andar solamente de apoya-apoya: es decir, de ir a la cargada de todo movimiento, los que ya tienen su propia dirección, sino de ser generadores desde abajo: de latentes luchas que están en la mente  y el corazón popular.

Por eso si el objetivo es colocar a unos cuantos en posiciones de poder, evidentemente que está bien con la estrategia y táctica que siguen. Ahí está clara la proporcionalidad correspondiente entre estrategia (plan general) y objetivos, de donde deriva la táctica (métodos de lucha), que consiste en afiliar, hacer declaraciones y no pasar de apoya-apoya a ciertos movimientos sociales. Lo que hace, que dicha estrategia-táctica, solamente derivará en conseguir algunas plurinominales y uno que otro triunfo electoral, pero hasta ahí. (Sin olvidarnos que algunos de los afiliados a esos partidos practican sin mesura la venta de lotes, defienden deudores a los que les cobran una cuota, etc.).

El problema es que los puestos públicos que consiguen no aseguran nada, mas que sus jugosas dietas y, en todo caso, no pasan de ser denunciantes sin efectos prácticos que repercutan en el cambio histórico. Y así es, ya que no se tiene una base social orgánica dispuesta a defender sus propuestas de ley, si es que las tienen.

En conclusión: si lo anterior no sirve, lo que si sirve es aplicar la correcta estrategia-táctica, la que permitirá lograr la liberación de nuestra patria de las garras de la oligarquía mundial y de  sus socios “nacionales”, la que consiste en organizar los comités patrióticos, ya mencionados arriba, en toda la nación; los que deben disponerse a debilitar las  bases de apoyo que tiene el Estado: mega-empresas, oficinas recaudadoras, bancos, es decir, todo aquello de donde se surte de dinero. Y esto no es otra cosa que: la HUELGA GENERAL PATRIOTICA. Esa es la prioridad, dejando lo electoral en un  segundo plano.

2. Defensiva y Ofensiva

Les he oído decir a los Obradoristas y al mismo Obrador, que nuestro papel es el de defender al pueblo, es decir, que nuestra función debe ser más bien defensiva. Y el que esto escribe difiere de esa visión, ya que el más efectivo papel de un revolucionario es organizar, más precisamente diré que… Es impulsar la organización popular, o sea: enseñar a pescar y de ninguna manera dar el pescado, tal como lo está haciendo Alfaro y antes Marcelo: estableciendo comedores y farmacias de limosna (eso es hacer política al más viejo e insultante estilo priista, eso no organiza, crea dependencia y, por lo tanto, es contrarrevolucionario, ya que no pone al pueblo en la dirección de su destino).

Pero para no desvariar y continuar con el tema que encabeza este escrito, me permitiré exponer una serie de argumentos sobre el asunto inicial.

Por principio diré que la Ofensiva y la defensiva son  las dos formas en que se desarrolla toda lucha, lo mismo en el terreno de las armas que  en el de la política.

La Ofensiva es el ataque y la defensiva  es resistir. Siendo que la Ofensiva crea frentes de lucha. La defensiva se refugia y no avanza. Se dispara hacia todos lados lo que hace que pierda efectividad y  solamente cuando se convierte en Ofensiva puede esperarse algo de ella.

La defensiva debe pasar pronto a la Ofensiva y ambas no deben diseminarse apoyando posiciones que no son aglutinantes de la indignación popular, es decir, peticiones parciales de grupo y menos individuales, eso debilita.

La Ofensiva es moverse, es actuar, es tener iniciativa, en cambio la defensiva carece de empuje y sólo está a la expectativa de que lo ataquen para defenderse.

La Ofensiva aprovecha el desconocimiento del terreno por parte del enemigo y lo toma por sorpresa en los puntos por donde menos se imagina que será atacado.

En la lucha popular hemos de atacar al enemigo organizando la Ofensiva desde los barrios, eso nos da ventaja y disminuye las posibilidades de que destruyan el movimiento, ya que cuando se  den cuenta de su fuerza, no tendrán capacidad para hacerle frente.

Para los dos grandes maestros de la estrategia militar: Sun Tzu y Karl Von Clausewitz, la Ofensiva es más efectiva que la defensiva. Y  si la Ofensiva  es en varios frentes, es mejor porque desarticula el poder del enemigo.

El general que está a la defensiva, tiene que romper los embates del enemigo con la Ofensiva; como Morelos en el Sitio de Cuautla, si permanece solamente defendiéndose, lo aniquilan, en cambio en el momento que salta a la Ofensiva deja con un palmo de narices a Calleja.

La Ofensiva es organizar varios frentes de lucha; convenciendo  al mayor número de ciudadanas y ciudadanos  a que le entren a luchar por sus necesidades prácticas, pasando de estas, a sus necesidades cívicas y patrióticas.

La defensiva es una trampa, la que por su propia naturaleza es conservadora y, por lo tanto, incapaz de generar un programa que permita la conformación de más frentes de lucha. El secreto para vencer al enemigo está en dividir sus fuerzas, así en pedacitos los podemos aniquilar. (Nadie en su juicio engulle un bistec de un bocado, sino que cortándolo en trozos se lo come).

La capacidad de la Ofensiva de un pueblo, desde el momento que solamente participa lo más decidido, tiene el poderío para hacerle frente al poder del estado.

Muchos de los que votaron por el PRI ahora están arrepentidos. Varios panistas están indignados. Sin olvidar que millones no votaron y que muchos de ellos están listos a participar en los frentes de lucha que se organicen.

También están los 16 millones de votos de Obrador, que  aunque inorgánicos, eso no significa que no se puedan incorporar a distintos frentes de lucha.

El problema es que debido a nuestra falta de decisión de formarlos, es por lo que no hemos podido aglutinar esas mayorías populares.

En la medida que se creen varios frentes de lucha, saliendo a las colonias, a los tianguis, a las plazas principales de nuestra metrópoli; iremos conformando comités de insurrección cívica  por varios de los puntos programáticos que planteemos y los que surjan desde la misma necesidad concreta de cada sitio a donde vayamos a organizar la insurgencia ciudadana pacifica pero no cobarde.

Así iremos creciendo, formando un abanico envolvente que deje desarticuladas las fuerzas del gobierno. Así debilitado, el gobierno retrocede y pasa  a la defensiva, pero como esos frentes de lucha tienen que converger en una Ofensiva general, terminaremos por aniquilar a los enemigos del pueblo.

Como ya se dijo, la ventaja de la Ofensiva es la sorpresa y la rapidez de la acción y su crecimiento numérico es geométrico porque en cada barrio y colonia encontraremos cuadros con capacidad organizativa, los  que se multiplicarán por cien cada uno de ellos.

Aplicando esta táctica liquidaremos la capacidad enajenante de la prensa, de la radio y de la televisión, ya que contaremos con nuestros propios medios de comunicación.

La Ofensiva lleva al gobierno al terreno que es completamente desconocido por este; es decir; a la Arena Popular donde actuará con torpeza.

La Ofensiva debe concentrarse en las Colonias y los Barrios que es donde está débil el poder del Estado. La prueba está que ni la policía se siente segura en la Consti o en la Jalisco. Ningún patrullero se animaría a dormir en su patrulla, si esta se descompone en medio de cualquier suburbio popular tapatío, no amanece ni el agente ni la patrulla.

Se trata de organizar a las colonias y barrios contra el precio del pasaje, exigiendo que cobren 3 pesos, como es en el D.F.

Se trata de organizar al pueblo partiendo de esas mismas bases contra el precio de la gasolina y del diésel.

Se trata de organizar al pueblo desde allí, contra las deficiencias en los servicios públicos de salud,  donde dan mal trato, pésima atención, junto con escasa y mala medicina.

Esos son solamente algunos frentes de lucha, pero son muchos más, los que finalmente convergerán, en la batalla final que es la Huelga Política de Masas, la que terminará no solamente Aristóteles, sino que también será el final de Peña Nieto.

3. El camino es la huelga patriótica nacional

La cadena se rompe por el eslabón más débil y como diría Mao “siempre serán los más iletrados los que impongan los cambios en la Historia”. Recuerden que los doctos tienen congelado el espíritu. Y el pueblo es paja seca en un 2% (10% diría el que esto escribe). La verdad es que los que fallamos somos nosotros, los que nos reclamamos conscientes, dirigentes, líderes, etc. porque decidirse a prender la mecha nos sacaría de la tranquilidad de nuestros hogares. Hay quien diga desde las filas de la “izquierda” que los tiempos de sacrificio derivados de una militancia comprometida y profesional, ya son cosa del pasado. Y yo difiero de esa visión, toda vez que si existe una etapa histórica en la vida de México y de la humanidad que precisa la entrega total… es ahora.

Lo que es imprescindible para salvar, no solamente a nuestra patria, sino la misma existencia del género humano. Hoy más que nunca son vigentes las palabras de Rosa Luxemburgo “Barbarie o Revolución” es decir, o destruimos a los oligarcas mundiales o la humanidad sucumbirá ante las guerras, el calentamiento global, la liquidación de la vida de los ecosistemas por parte de las transnacionales, que no escatiman en destruir todo con tal de sacar dinero, etc. En fin,  en seguida expongo un razonamiento de este  viejo de 62 años, que aun sueña con la utopía.

En 1810, fue la decisión de un puñado de valientes la que desató la rebelión popular y, en el momento más álgido de la lucha, no pasó del 1.5% de la población de la Nueva España (6 millones aproximadamente), la que participo con el padre Hidalgo en Guadalajara. (80 mil insurrectos).

Hay que recordar que después de la batalla del puente de Calderón (cercano a la Perla Tapatía), nunca pasó de ser una guerra de guerrillas la lucha independista, con excepción de algunas acciones notables del padre Morelos.

Asimismo la rebelión de 1910, fue un asunto que concentró, en el mejor de los casos a 200 mil mexicanos (división de Obregón, división de Pancho Villa y división de Pascual Orozco: este, norte y oeste). Las tropas de Zapata siempre fueron de menor envergadura, que según datos históricos, nunca pasaron de 20 mil.

Es decir, haciendo cuentas llegaremos a la cantidad arriba mencionada (200 mil), cuando la población mexicana era de poco más de 10 millones, es decir: la lucha armada contó con menos del 2% de la población.

Y los que iniciaron la revuelta, fueron también un puñado de valientes, distribuidos en todo el territorio nacional.

Destacando la medula espinal, el motor intelectual, en los anarquistas dirigidos por Ricardo Flores Magón, su hermano Jesús y Enrique, junto con Práxedes Guerrero y Librado Rivera, entre otros pocos, muy pocos en verdad, los que decidieron jugarse el todo por el todo, para derrocar la dictadura porfiriana.

Las personas que siguieron a los Magón fue gente seleccionada y su tropa nunca fue notable, toda vez que el imperialismo jamás les facilitó ni un dólar ni un sólo cartucho para que crecieran, por el contrario, siempre pusieron todo lo que pudieron poner, en contra de la rebelión anarquista y sus intentos por fundar la República Socialista de Baja California.

Sus apoyos derivaron de anarquistas norteamericanos afines a su objetivo, los que planeaban seguir su lucha hacia California y encender a la Unión Americana.

Por eso fueron, desde un principio, hostigados por el gobierno de Wilson y encarcelados posteriormente en prisiones norteamericanas.

Lo que no sucedió con Madero, con Carranza ni con Pancho Villa, el que llevaba una excelente relación con Wilson y después con los agentes alemanes del Káiser.  (Villa llegó a apresar a los magonistas, por eso Flores Magón siempre lo llamó “el perro del capital”, sin embargo, a la postre el Centauro del Norte sería traicionado por el tío Sam).

A decir verdad la ideología de Doroteo Arango siempre fue confusa, populista, rebelde y sin proyecto claro, de qué era lo que quería, aparte de zarandear a los hacendados y combatir a Victoriano Huerta. Por eso se dejó querer por Wilson y las agencias publicitarias yanquis,  al grado de ser un actor en múltiples escenas de sus escaramuzas y batallas.

En el caso de Zapata la cosa es distinta también, porque a él  jamás lo apoyaron los imperialistas, pues se dejaba influenciar por pensadores anarquistas y socialistas.

Por otro lado, pero dentro de la misma tesitura, las tropas del ejército carrancista, fue compuesto, en una gran parte por peones que recibían una paga de las arcas constitucionalistas (bastante bien surtidas por el imperialismo).

Así pues tenemos, que las luchas nunca han sido de toda la unión de un pueblo, sobre todo si reflexionamos que los indiferentes, los apáticos y los indolentes, pasan a ser un punto de apoyo del poder establecido. Y, esos, esos: son mayoría.

La verdad es que si Hidalgo convoca a un plebiscito y le pregunta al pueblo de la Nueva España, si quieren la independencia, seguramente el Virrey gana por mayoría.

Igualmente si Zapata y Flores Magón convocan a una votación, de si quieren el derrocamiento del gobierno, sale ganando don Porfirio.

Esa es la realidad: antes como ahora las mayorías están conformadas por pusilánimes (y si los pendejos flotaran no se vería el sol).

Anteriormente enajenados por la religión, temerosos de los castigos infernales, y ahora, a eso hay que agregar la estupenda labor de Televisa y consortes en su papel de idiotizantes del pueblo.

Sin embargo, no todo está perdido, ya que como fue en ese tiempo, debe ser ahora, pero en un  nivel más elevado.

Esto es, que debemos organizar la rebelión cívica popular (la armada no tiene posibilidades en un mundo dominado por el Army, la Otan y sus subordinados del ejército y policía mexicana).

Es decir: debemos agruparnos los más decididos a organizar la Huelga Patriótica Nacional.

Si participamos el 2% solamente, eso significa poner en la calle a 3 millones de insurrectos cívicamente.

En Guadalajara equivale a sacar a 80 mil ciudadanas y ciudadanos y cercar las oficinas de gobierno, a los bancos, a las empresas comerciales, a la CFE, etc.

Últimamente vimos la gracia con la que corrió la policía y el secretario de gobierno jalisciense Arturo Zamora, cuando vio la avalancha de 20 mil profas y profes  enardecidos, así que ¿qué será con 4, 5, o 6 veces más? simplemente se hacen pipí.  Ya recibieron una sopita en el estadio, de lo que la gente de nuestro pueblo siente hacia ellos y, están muertos de miedo.

Pero esa no es guerra, sino acciones pacíficas de resistencia civil efectivas. Y a estas se suman más, digamos 2 por cada huelguista. Eso significa sacar a la acción a 200 mil tapatíos.

Y de la misma manera en toda la nación, lo que representa a 50 mil en Morelia, 50 mil en León, 50 mil en Tijuana, etc. etc. es decir: un promedio de 6 millones en acciones de huelgas de pagos a Elektra, a Copel, a los bancos, a la CFE, bloqueos al poder judicial, etc. etc.

Y eso no lo detiene nadie, el ejército resultaría un inútil para reprimir, ya que tendría que dividirse en 32 estados a razón de 6 mil elementos y, ni eso, porque no todo el ejército está compuesto por incondicionales al sistema, aún quedan mandos con dignidad patriótica.

Aparte de que una Huelga General, es manos caídas y no van a andar buscando entre millones de casas a quién anda en eso.

Pero  si es tan sencillo ¿por qué nadie le entra por ahí, a pesar de las expresiones populares, qué en ese sentido se han dado en varias marchas y actos públicos?  Y la respuesta es también sencilla: porque los presuntos dirigentes de la “izquierda” sirven en este momento como contenedores, desde el momento que se han encuadrado en las redes y trampas del juego electorero.

Y ya no se diga de toda la caterva de diputados y senadores que conforman una elite divorciada de la acción cívica popular directa.

Otra cuestión es que les preocupa, según la  visión de estos corruptos timoratos (cobardía diría yo), es  que la nación se convierta en un polvorín. Desastre que ya está y que nos amenaza con que perdamos nuestra patria de manera definitiva en manos de la oligarquía mundial, si no actuamos desde ahora.

En conclusión: necesitamos cuadros de agitación y organización popular con un mínimo de elementos logísticos y plantearnos la organización de la Huelga General; la que exija la destitución de Peña Nieto y que convoque  a un nuevo constituyente.

Anuncios

8 pensamientos en “1. La táctica y la estrategia 2. Defensiva y ofensiva 3. El camino es la huelga patriótica nacional

  1. Pingback: No solamente debe ser ¡fuera Peña Nieto! Sino básicamente debe ser ¡FUERA EL NARCOCAPITALISMO! y después el NARCOESTADO. | Movimiento Patriótico de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria.

  2. Ojalá funcione ésta idea…saludos!!!

    Le gusta a 1 persona

  3. Efectivamente, si no se va hacia el pueblo en cada colonia, en cada barrio, en cada comunidad para discutir con la gente y hacerle tomar consciencia del desastre del país, no habrá posibilidades de cambio y todo irá de mal en peor. Se necesitan mexicanos conscientes de que el monstruo narco-capitalista-finanzas está terminando con la humanidad. Este artículo muestra, sin hacer la promoción de una guerra armada, cómo la sociedad organizada y consciente puede construir un mejor futuro para las generaciones que vienen. Me gusta mucho.

    Le gusta a 1 persona

    • Asi es Valentina .Estamos convencidos que ese es el camino,la organizacion barrio por barrio y no la lucha armada,esa solo terminaria por acelerar la invasion que desde hace tiempo se lleva a cabo en Mexico solapada por el gobierno corrupto .Una lucha armada es lo que menos necesitamos ,para eso el gobierno tienen al ejercito Mexicano y el del norte,ademas de la policia y los carteles.Hay que llevar al gobierno donde son mas torpes ,volverlos locos y eso se lograr con la organizacion de la gente donde la gente se mueve mas a su gusto lejos de captaces que nos vigilan .Los politicos tan maldecidos, son una pareja indisoluble con los magnates. Son dos y se toman juntos o, la mata, seguira dando. Es por eso que el clamor, no solamente debe ser ¡fuera Peña Nieto! Sino básicamente debe ser ¡FUERA EL NARCOCAPITALISMO! ¡FUERA EL NARCONEOLIBERALISMO! Saludos y te dejo esto por si no lo han revisado a ver que les parece .

      Como construir el Poder del Pueblo.

      Es común que se oiga eso de: todo el poder al pueblo, el problema es que quien lo plantea, no dice cómo hacerlo. No detallan la forma de organizarlo. Francamente dan la impresión que solamente hablan de bolas iracundas.
      Es por eso que debemos puntualizar la manera de cómo debemos comenzar con ese proyecto histórico que es la solución de soluciones a la problemática popular.
      Lo primero que hay que hacer, es partir de la organización en torno a las verdaderas necesidades populares y que son: producción, trabajo, cultura, seguridad, salud y justicia. Algo que no se resuelve con calles bonitas y obras de relumbrón, sino con la organización popular.
      Para eso debemos organizar comités en todos los barrios para trabajar y producir, creando un fuerte movimiento cooperativista municipal. Organizar los comités barriales de salud pública. Organizar los comités de vigilancia popular. Organizar los comités de cultura y educación popular los que deben tener una mayor injerencia y participación en la exigencia de nuevas y modernas opciones educativas. Organizarnos para exigir libertad de comercio efectiva. Organizarnos para evitar las injusticias, y así, sucesivamente, organizarnos para
      dejar de ser un pueblo que no es para sí mismo, sino que vive enajenado, es decir, ajeno a sí mismo y a sus verdaderas necesidades.
      Por eso los gobernantes hacen lo que ellos creen, porque nosotros no somos conscientes y, si lo somos, no contamos con los instrumentos civiles prácticos para expresar nuestra opinión, ni para emprender las tareas que sean necesarias para ir en pos de la utopía.
      Para lograrlo se impone construir el poder popular a través de Comités de Lucha que incorporen todo lo anteriormente mencionado en sus programas y tareas. (Y que en este caso sugerimos que deben denominarse Comités Patrióticos de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria).
      Y estos comités deben crearse en cada cuadra o barrio, para posteriormente plantearnos una verdadera revolución institucional municipal que reproduzca las instituciones republicanas en el municipio, haciendo de nuestros municipios verdaderas repúblicas en pequeño; acabando eso de los regidores de mayoría relativa y los de representación proporcional y se transformen en diputados de barrio, haciendo que en cada barrio o distrito municipal se elija un representante a cabildo, es decir, una cámara de diputados municipal, la que debe ser honoraria.
      Para que cambie la estructura del poder municipal en la forma señalada, se precisa cambiar el artículo 115 constitucional y la ley orgánica municipal que rige actualmente la vida de los ayuntamientos.
      Pero por lo pronto, lo que se impone es organizar al pueblo en verdaderas asambleas populares, integradas por los Comités de Lucha de Barrio, para que desde ahí, partan las reformas necesarias que pongan al pueblo al mando de su porvenir.
      Si se organizan los comités en cada colonia y barrio, estos, una vez organizados serían invencibles, ya que por lo menos se integrarían 50 gentes en cada uno de ellos, lo que haría que ante cualquier eventualidad estarían en pie de lucha miles de ciudadan@s, los que de un solo plumazo bajarían a representantes corruptos e ineptos y a funcionarios incompetentes.
      Además de que dichos Comités de Lucha (o Comités Patrióticos de Liberación Nacional y de Defensa de la patria, insistimos), estarían conformados por sangre nueva, no comprometida mas que con ellos mismos. Y de ninguna manera con los partidos. Recordemos que el abstencionismo es mayoría y el pueblo es abstencionista, en gran medida, porque no cree en los partidos ni en los políticos de viejo cuño.
      Desde esa posición mis estimados amigos, las cosas serían distintas, porque se estructuraría el Poder Popular en torno a un programa que jamás podrá surgir del podrido PRI ni de sus organismos gandules. Y mucho menos del PAN ni de ningún otro partido electorero.
      Hay que entenderlo bien, para ganar una guerra se necesitan posiciones sólidas, bien atrincheradas. Si estas son débiles, se sucumbe rápido y con facilidad ante el enemigo.
      El PRI representa posiciones endebles por la podredumbre propia que priva en sus filas y en su pasado. Están tan corrompidos que sucumbirían ante la menor embestida del enemigo. Por eso su participación en cualquier lucha no es seria, porque se respalda en intereses y no en ideales.
      En su corrupción está su debilidad, son fácilmente comprables: puestos, espacios comerciales, concesiones, amenazas de quitarles privilegios, etc.
      En cambio cuando la trinchera se respalda en el pueblo organizado, acompañado con un programa claro y revolucionario (no violento), las cosas son distintas, y así sí, se asegura el triunfo popular.
      Es importante decir que los Comités de Lucha (o de la Patria) al aglutinar miles de ciudadanas y ciudadanos, conformarían una nueva corriente de opinión mayoritaria y genuinamente revolucionaria.
      Y por otro lado, ya dentro de una nueva opción electoral, estos Comités a la hora de los comicios se movilizarían para elegir en el timón administrativo, a quienes se comprometan a seguir su programa y proyecto. (En esas condiciones es muy distinto apostarle a la vía electoral).
      Es evidente que un Ayuntamiento derivado de los Comités de Lucha (o de la Patria), en acción electoral, tendrá que seguir los lineamientos del pueblo organizado, toda vez que de no hacerlo así, ya sabrá lo que le espera.
      Hacer las cosas de esta, y no de otra manera, es como se puede avanzar históricamente, es decir, solo así hay progreso dentro de la espiral dialéctica de la historia.

      Me gusta

      • Muy Bueno como y en donde podemos organizarnos me gustaria conocer +

        Le gusta a 1 persona

      • Hola Rosario , basicamente se trata de empezar en desde donde vivimos , el barrio , colonia y/o comunidad .Se trata de hacerlo en base a un proyecto con propuestas de como organizarnos desde ahora ,y ese mismo proyecto cuenta con propuestas para el despues ,propuestas sobre economia, salud, educacion, seguridad, ecologia, justicia, Pemex, el agua ,la niñez, juventud ,etc ,etc es decir un proyecto que nos sirva para construir esa nueva nacion que todas y todos queremos .Por esa razon lo primero es revisar ese programa o proyecto que se encuentra aqui y se puede descargar ( El Hilo de Ariadna )

        Entonces se trata de organizarnos en grupos o comites barriales en base a ese proyecto, hacer nuestras las propuestas y aprender sobre las acciones a tomar , o sea que quienes decidamos unirnos nos preparemos para poder organizar reuniones o asambleas en nuestro mismo barrio y enseñar a otros para continuar nosotros organizando mas grupos o comites barriales , no solo se trata de denunciar , sino de llevar propuestas para combatir el hambre ,el desempleo, la indeguridad, la insalubridad ,la Ignorancia etc y asi en base a ese proyecto tejer una especie de telaraña en todo el pais para construir esa organizacion que no tenemos para poder enfrentar al gobierno y a las distintas necesidades que nos aquejan en todo el pais ,o sea se trata de que esos comites o grupos barriales se conviertan en un instrumento para el pueblo y cada comite o grupo debe llevar el nombre de cada barrio .El proyecto no tiene que ser el definitivo ni pretendemos imponer algo , pero nos puede servir para abrir la discusion e ir mejorando ese proyecto apoyados por gente capaz de hacerlo ,solo que ese proyecto debe estar siempre al alcance de la gente ,cualquiera debe tener acceso a el y por eso lo ponemos aqui para que cualquiera que lo desee lo pueda descargar , ya que el cambio que necesitamos no va a llegar por medio de super heroes ,sino del pueblo organizado.Te unes ?

        Me gusta

  4. Muy de acuerdo con estas medidas. Estamos hartos de este gobierno corrupto y ratero, ojala y todos estemos en el mismo tenor. Pero desgraciadamente muchos “ciudadanos” se venden por una miserable despensa. o tarjetas de descuento.
    Pero en mi caso hagamos un buen movimiento para desrrocar este sistema Porfirio-santanista.

    Me gusta

    • Hola Rafael ,de acuerdo contigo .Construyamos un movimiento que no solo sirva para hacerle frente a este gobierno ,sino que se quede para siempre ,ya que despues de este gobierno se vendran muchas “situaciones” que enfrentar , y esto no es de “lideres” o profetas falsos ,sino de un pueblo conciente y organizado , algo que no tenemos ahora y por eso el gobierno usa al pueblo como quiere .

      Asi que la idea es, contar con un proyecto que sea el ABC de la organizacion civil ,pero sobre todo un proyecto que nos sirva para construir esa nueva nacion que surja de esa organizacion,ese proyecto cuenta con propuestas sobre economia, salud ,educacion, seguridad, ecologia, justicia ,Pemex etc ,etc es lo que publicamos aqui y que como puedes ver esta al alcance de todas y todos (El Hilo de Ariadna) , algo que muy pocos o ningun organismo tiene .

      Asi que la propuesta es girar alrededor de ese proyecto organizador y de nacion ,que quienes decidamos unirnos a este movimiento lo hagamos con un comite o grupo de 2 ,3 o los que sean, necesitamos informarnos, hacer nuestras estas propuestas y asi poder organizar asambleas o reuniones en el mismo barrio donde vivimos ,en barrios o colonias cercanas y pasar ese proyecto a otras manos ,es decir nosotros una vez preparados podremos proponer propuestas para combatir el hambre ,la delincuencia, el desempleo ,la insalubridad etc , no solo llevariamos denuncias , sino propuestas y estariamos encargados de organizar otros comites o grupos que continuarian haciendo lo mismo ,todos esos grupos giraran alrededor del mismo proyecto , de lo que se trata es no de seguir un lider ,sino de tirar la red y apoyarnos en lo mas avanzado de la ciudadania , eso es menos riesgoso que andarse enfrentando a la policia ,hoy por hoy no contamos con una organizacion para hacerle frente al gobierno ,entonces vamos a crearla y llevar acabo acciones concretas que nos devuelvan nuestro pais ,Que dices?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s