Movimiento Patriótico de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria.

En resumidas cuentas la idea es :organizar un Movimiento Nacional de rescate patriótico que cuente con un amplio programa que levante al pueblo y que contenga una propuesta de cómo organizar la nueva nación que surja de ahí.

Entendámoslo bien: “Si los enajenados flotaran no se vería el sol”

COMPRA DE VOTO

Esa es la realidad de nuestro país, y es innegable que se trata del resultado del capitalismo consumista y depredador. No olvidemos que el capitalismo en esta fase ha generado millones de personas apáticas. Gente atrapada en el consumismo, en las deudas, presos de sus tarjetas de crédito y de mueblerías como Elektra, Muebles América, Famsa, Coppel, etc.

La mayoría vive la fantasía de Soriana, de Aurrera, Chedraui, etc. comprar, comprar y comprar.

Y los que quisieran luchar se exponen a dejar de pagar la letra del carro o de dejar de juntar para los 15 años de su querida hija. Y no se van a exponer a dejar de cumplir sus más caros anhelos y sueños para los que han sido programados por un sistema enajenante.

Tampoco se van a exponer a que los embarguen, a que los corran de su casa, a que los echen por no pagar la renta, etc.

La realidad es que la mayoría vive con miedo, le tiene pavor a la miseria, sin darse cuenta que ya están inmersos en ella; porque un auto viejo, una T.V. de colores, una casa de tabla roca, etc. les crea la ilusión de que viven más o menos bien.

No tienen tiempo para ellos, no tienen tiempo para amar de verdad, para jugar con sus hijos, no tienen tiempo para nada, pero si lo tienen para trabajar y trabajar como burros para pagar las deudas.

Pero si no lo hacen así, peor sería, por eso cuando escuchan de lucha, de participar en política, hacen caso omiso porque identifican a los que los exhortan como gente que no tiene que hacer o bien como agitadores, agregando epítetos como vividores, comunistas, ateos, parásitos, etc. que les quieren quitar a sus hijos, sus casas y empleos.

Oyen al patrón decir que si gana la izquierda ellos se llevan su fábrica o negocio a otra parte. Y entonces no quieren oírnos. No quieren dialogar con nosotros y, por lo tanto, no van a votar por el partido del que les hablan mal los patrones, el cura, la televisión, la prensa, etc.

Por otro lado, el régimen imperante en nuestro país ha creado una masa de enajenados y de indolentes, su característica como buena expresión del sistema capitalista, ha sido la despolitización masiva como producto de la burocratización que establece una distancia omnímoda entre la gente común y sus gobernantes, los que son más inabordables que un rey de la edad media.

Otro motivo de esa enajenación deriva del complejo mundo tecnologizado, el que en medio de una creciente población ha provocado la falta de contacto entre la ciudadanía. Los vecinos no se conocen, ni siquiera saben quién vive atrás de su casa. La gente no se saluda y todos desconfían  de todos. Todo mundo está entregado a sus broncas, a su quehacer diario para conseguir la satisfacción de sus necesidades reales; pero sobre todo, se dedican a luchar por satisfacer las súper impuestas por un medio enajenante publicitario que nos ha hecho esclavos del consumo.

Y es axiomático que el no ser seres libres, hace que no participemos en política ni nos interesen los asuntos comunitarios.

Tampoco debemos dejar de lado que la ciencia y la supuesta “razón” “lógica” y de “sentido común” suele imponerse a las mayorías por los de arriba. Terminando esos preciosos recursos humanos por estar ideologizados desde el momento que pierden su objetividad por estar al servicio de un sistema depredador.

De ahí que una de nuestras más importantes tareas sea liberar a la razón y a la ciencia de la esclavitud egoísta y privada a la que se encuentran sometidas.

Tenemos que comprender que la oligarquía nacional y mundial no solamente nos ha secuestrado la riqueza material, sino que también nos raptaron los sentimientos y el conocimiento.

Es preciso comprender que no podemos confiar en la sensatez de la sapiencia vertida por las instituciones derivadas de la iniquidad y convencernos que solamente podremos confiar en el saber como instrumento de liberación cuando este, esté en manos del pueblo organizado.

Todas esas “bellezas” son la causa por la que el estado y su beneficiarios se han eternizado en el poder y sigue vigente el desorden institucionalizado.

Si observamos la política ha ido decreciendo en el interés de la mayoría conforme ha pasado el tiempo. Entre más atrasada es la sociedad encontramos mayor preocupación por el ser humano en torno a los asuntos de su comunidad.

Si no lo aceptamos así, sería bueno conocer lo que informa Tucídides en torno a la inquietud y participación política del griego común de la Atenas legendaria. Causa que motivó su progreso, él que aún ahora sorprende, después de casi tres mil años. Eso nos dará cuenta de lo que logra un pueblo interesado en la cosa pública (política).

Nuestra tarea es ardua pero no imposible, pueblo hay, y gente politizada entre ese mundo de enajenación también la hay. Lo que falta es audacia de quienes se reclaman como dirigentes políticos.

Es cierto que la mayor parte de personas cubren sus pasiones y necesidades de realización con el futbol, las cheves, la tele, la promiscuidad sexual, etc. etc. etc.  mas lo importante es que las genuinas necesidades están ahí, en su vida real, solamente que han sido desviadas hacia ese mundo enajenante para beneplácito del capital.

Y allí está el meollo del asunto. Es a nosotros a quien nos toca sacar esas pasiones y esas verdaderas necesidades a flote. Demostrarle a la gente que los están explotando, que los tienen atontados y enajenados. Y que es necesario luchar para hacernos dueños de nuestro destino.

 Necesitamos llevarle a la ciudadanía una oferta de lucha que los libere de la esclavitud de los créditos y de las trampas financieras del capital

No podemos ir con ofertas propias de la mercadotecnia. El asunto es más serio y se necesita un plan bien desarrollado en todos los renglones de la actividad humana.

Por lo pronto debemos hacer propuestas que estén vinculadas a su problemática más sentida: empleo, salarios, salud, seguridad, ecología, educación y justicia.

Debemos ser atentos observadores del sentir de la gente. No es lo mismo haber sido pobre, a serlo en estos momentos. Recordemos lo que decía Erasmo de Rotterdam, cuando menciona que si una mujer fuera capaz de retener con exactitud el dolor del parto, de tonta se dejaría nuevamente embarazar.

De la misma manera sucede con ciertos políticos que algún día fueron pobres. Sufren una amnesia increíble y ya no se acuerdan de lo que tuvieron que hacer para conseguir que comer. Por eso son crueles con sus subordinados (no olvidemos que los miserables se sienten menos miserables haciendo sentir a otros miserables más miserables). Por esa misma razón se alejan del pueblo al que inexplicablemente ya no entienden, siendo también ese el motivo por el que plantean  proyectos llenos de tonterías alejadas de la realidad del pobre, ese, que vive la miseria en vivo y a todo color y sin comerciales.

Esa forma de actuar de algunos “dirigentes” es lo que provoca que el pueblo no nos escuche y nos vea como a extraños. Por eso se precisa tener un proyecto que contemple las genuinas necesidades de la población.

En este caso están las victimas del agio y de la usura de empresas muebleras convertidas en bancos por obra y gracia de los gobiernos.

Necesitamos ofrecerles a estos compatriotas alternativas de organización para presionar al poder legislativo para que cambie las leyes que solamente favorecen a los usureros.

Es preciso que cada Comité Patriótico de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria que se organice en cada colonia, barrio y/o comunidad  haga un padrón de los damnificados por esas compañías financieras rapaces. Y así lograr una unión de usuarios y víctimas de la usura y realizar de manera multitudinaria huelgas de pagos y exigir los cambios legislativos pertinentes que conduzcan a terminar con tanto abuso de Elektra, Muebles América, Famsa, Coppel, y toda clase de bancos y prestamistas.

Anuncios

Un pensamiento en “Entendámoslo bien: “Si los enajenados flotaran no se vería el sol”

  1. Pingback: No solamente debe ser ¡fuera Peña Nieto! Sino básicamente debe ser ¡FUERA EL NARCOCAPITALISMO! y después el NARCOESTADO. | Movimiento Patriótico de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s