Movimiento Patriótico de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria.

En resumidas cuentas la idea es :organizar un Movimiento Nacional de rescate patriótico que cuente con un amplio programa que levante al pueblo y que contenga una propuesta de cómo organizar la nueva nación que surja de ahí.

Guerra contra el hambre.¡No más hambre para el pueblo!

Comida1

Guerra contra el hambre. ¡A organizar los Comités de Consumo Popular!  ¡No más hambre para el pueblo!

En nuestras condiciones de país dependiente y/o de capitalismo tardío, siempre será un riesgo depender de las mega-empresas agro-productoras en asuntos de comida.

Debemos comprender que ese es el plan de control que tienen los dueños del capital mundial: controlarnos partiendo del estómago.

La simbiosis existente entre Monsanto, Syngenta, Nestlé, Unilever, Cargill, etc. con los proyectos de control financiero internacional son innegables.

Por esa razón es un asunto prioritario de liberación e independencia nacional, lograr nuestra autosuficiencia alimentaria.

Y para lograrlo debemos empezar local y regionalmente, por organizar al pueblo exigiendo que se establezca una Red de Consumidores-Productores para eliminar a los intermediarios que han lucrado gracias a la desorganización popular.

Está claro que el ejercicio del comercio es una facultad que otorga el estado a través de sus distintos órganos de gobierno. De lo que se infiere que la actividad comercial tiene los límites que establezcan las necesidades populares.

Y si bien, no se debe destruir la libertad del libre comercio, esto no impide que la sociedad se organice por diferentes medios para satisfacer de manera más eficaz y lo más barato posible, sus necesidades básicas.

Es por todos sabido que unos pocos se han enriquecido con la necesidad que tenemos de comer: los grandes comerciantes de abarrotes, los distribuidores mayoristas de productos alimenticios fundamentales, carniceros y, otros introductores de alimentos necesarios.

Esta clase de gente la observamos fácilmente en el mercado de abastos, donde en un espacio que se compone de unos cuantos metros cuadrados, hacen más dinero que un profesionista que se pasó toda su vida acumulando títulos y más títulos.

Estos especuladores se aprovechan de la ignorancia y desunión que priva entre productores y consumidores y, han estructurado todo un sistema de reglamentos en combinación con las distintas autoridades para impedir que el productor pueda venir directamente a ofrecer sus productos al pueblo.

Para dar un ejemplo… En Zamora una caja de fresa chica con 7 kilos vale un promedio de 14 pesos, comprándola directamente al campesino. Si un productor de fresa de Zamora, viniera directamente en su camioneta, digamos, con una tonelada de ese fruto y se pone en cualquier sitio concurrido de nuestra metrópoli, vendería su producto en un santiamén.

Suponiendo que venda a 42 pesos la caja, haría que esos mil kilogramos, le den una utilidad extra de 4 mil pesos y a nosotros nos costaría 6 pesos el kilogramo.

En cambio en la actualidad, si vamos a cualquier lugar, encontraremos que la fresa nos la venden a un promedio de 12 pesos el kilo.  ¡Más de 6 veces de como la vende el campesino!

Lo que pasa es que para un campesino venir con su camioneta representa toda una aventura, ya que los detienen los agentes de tránsito, lo roban los policías, los inspectores lo molestan y lo extorsionan  y, finalmente, terminan por impedirle que venda sus fresas en la ciudad.

En eso se apoyan los bribones que controlan el mercado de abastos, saben que un campesino tiene miedo de venir a vender sus productos y de eso se aprovechan para enriquecerse de una manera grosera e insultante.

Pueden argumentar que los agrarios zamoranos no tienen camionetas y eso no es cierto, ya que será viejita,  americana, como sea, pero la mayoría las tienen.

Se puede argüir que sería incosteable para el agricultor, por los gastos, pero eso también es una falsedad, siempre y que no los roben las autoridades y les impidan vender su producto.

Esto es demostrable si hacemos cuentas, ya que un productor que venga de Zamora, gastará en su camioneta de 4 cilindros, 50 litros de gasolina (ida y vuelta, lo que incluye desplazamiento en la ciudad), esto da una cantidad de 400 pesos, incluyendo aceite y otros menesteres.

Suponiendo que tarde un par de días en distribuir los mil  kilos, gastaría no más de 200 pesos extras en alimentación. (No olvidemos que nuestros sufridos compatriotas del campo duermen junto a sus intereses y comen de manera austera). Así, con esto tenemos que se llevarán muy a gusto 5, 400 pesos a su rancho de origen, contra los 2 mil pesos que les paga el especulador.

¿Pero cómo puede ser posible que los agricultores se animen a venir a ofrecer su producción, si no existen garantías que les permitan ofrecer sus productos, sin que nadie los extorsione?

Y la respuesta es la…Organización de Los Comités de Consumo Popular colonia por colonia, barrio por barrio, comunidad por comunidad.

Que eso va contra “honestos” comerciantes de los mercados pequeños, es posible, pero pueden llegar a acuerdos con los productores-consumidores y vender de manera razonable los productos que ellos traigan. Cada mercadito de colonia, debe estrechar una alianza social y económica con sus vecinos, donde se valoren las necesidades de ambos.

Es evidente que para distancias mayores los campesinos pueden organizarse en cooperativas y comprar tráileres, los que deberán ser financiados por el gobierno federal. O bien por las cooperativas que operan en Canadá y Europa.

Reflexionemos un poco y veremos que con esto, sale ganando nuestra patria, ya que recibiremos todo lo que comemos a un precio tres veces menor del que pagamos actualmente. Y los campesinos elevarán sus ingresos y, por lo tanto,  su capacidad de consumo.

Con esta medida aumentarán sus ventas los industriales, ya que los campesinos y los consumidores tendrán más dinero para comprar todo aquello que ahora no pueden: zapatos, ropa, útiles para el hogar, etc. y,  podrán gastar en construir o reparar sus casas, en fin, mejorarán notablemente su nivel de vida millones de compatriotas.

Sin duda que una vez que se haya implementado a nivel nacional este régimen, arrojará a la calle miles de millones, los que estarán a disposición de millones de consumidores, con lo que el país crecerá notablemente y liquidaremos la pobreza de millones de compatriotas.

Actualmente es un puño de vividores de la desorganización popular los que se embolsan esos millones, por eso su riqueza personal es insultante y agresiva.

Pero eso no es lo grave, a final de cuentas que cada quien viva como quiera, lo grave es que esos millones que se embolsan dejan de llegar al pueblo, que es el que realmente compra y consume. No olvidemos que con el consumo masivo se mueve la economía de un país y eso determina su crecimiento y progreso.

Para entenderlo es importante reflexionar en el hecho de que es más beneficioso para México que 20 millones de familias gasten cada una 100 pesos diarios en diversos artículos, a que una sola persona compre una residencia en los estados unidos, en las bermudas, en islas caimán o en la Riviera francesa, eso no beneficia al pueblo, en cambio el que gasten muchos, en productos que producen los campesinos, los artesanos y diversos productores, eso si beneficia a toda la patria.

Y no es que pretendamos destruir a los que hasta ahora se han enriquecido aprovechándose de la desunión del pueblo, no, simplemente es importante decirles que ya amasaron mucho dinero (o bienes) y que es tiempo que se dediquen a otra cosa.

Ya estuvo suave que esos pillos de los mercados de abastos y de otros centros de distribución, sigan aumentando sus capitales y bienes, la verdad ya engordaron más de lo necesario.

Es preciso que comprendamos que urge implementar la solución mencionada para frenar el hambre popular, lo que no harán ni pueden hacer los comerciantes mayoristas, porque eso iría contra sus intereses y de sus cómplices del gobierno.

Por todo esto es de concluir que ya fue suficiente, que ya se enriquecieron  más de lo necesario y que urge una solución para frenar el hambre popular, lo que no harán ni pueden hacer los comerciantes mayoristas, porque eso iría contra sus intereses.

Si somos razonables veremos que ahora más que nunca es necesario hacer algo, dadas las circunstancias que están amenazando con aumentar el hambre popular.

Debemos ser conscientes que hasta ahora, debido a su rapacidad manifiesta, las clases dominantes encabezadas por los grandes comerciantes y sus socios financieros, han mostrado su incapacidad para mantener precios accesibles a las capas populares; consecuentando con esto, que el jinete apocalíptico del hambre, surque calles y barrios, rancherías y colonias, dejando una estela de dolor y enfermedades que derivan, en buena parte, de la mala alimentación que priva entre el pueblo.

Es importante decir que es evidente que dichos comerciantes mayoristas, sí podrían hacer algo para remediar las carencias populares, si desde ahora, renunciaran a sus enormes ganancias, las que vemos materializadas en la cantidad de sus posesiones, en sus residencias y en sus costosos lujos que son un insulto a la pobreza popular.

Pero los hechos son elocuentes, y los grandes comerciantes han demostrado consuetudinariamente su falta de sensibilidad humana.

En realidad es muy difícil que reaccionen cambiando su actitud ambiciosa y lucrativa, lo que no hacen, porque evidentemente, eso iría contra su peculio.

Por tal motivo, consideramos que solo el pueblo organizado puede hacerle frente al problema de la hambruna que ya tenemos encima, y el único y más eficaz medio, es el de crear los Comités de Consumo Popular, los cuales pueden ser por colonia, barrio, comunidad, etc.

Ya organizados, estos comités servirán para establecer la compra directa, a precio de mayoreo de: fríjol, arroz, jitomate, cebolla, papa, frutas, verduras, etc. con los Campesinos de Zamora, Apatzingán, Zacatecas, Sinaloa, etc.

Por ejemplo, si organizamos en un municipio como Zacapu, Acapulco, Guadalajara o Morelia; 50 o más comités de consumo ____lo que depende del tamaño del municipio____ entre estos se organizará el Frente Popular de Consumo Municipal.

En el caso de Zacapu estaríamos hablando de: 2500 jefes o jefas de hogar, lo que hace un frente de más de 12 mil quinientas personas beneficiadas y organizadas. (Si son 50 comités, por 50 gentes, esto es igual a 2, 500 jefes o jefas familiares y, teniendo en cuenta, que cada familia es de 5, por eso hablamos de esa cantidad).

En el caso de Acapulco serían no menos de 125 mil seres humanos, también debidamente entrelazados por el interés común de dar de comer a sus hijos.

Esta fuerza civil es superior a los millones de pesos de los acaparadores. ¡Y no nos podrán vencer! Porque una vez creados los comités en dos, tres o más municipios, se extenderán por todo el estado y por toda la nación.

Por otro lado, los Comités de Consumo Popular, deben ir evolucionando hasta lograr conseguir los distintos satisfactores que necesita una familia para vivir con dignidad. Lo que liquidará la rapacidad de los saqueadores populares de: Elektra, Coppel, Famsa, etc.

Mediante estas asociaciones organizadas debidamente, podemos adquirir toda clase de enseres que se produzcan en la región y otros estados de la república; pero también será posible, trascender las fronteras nacionales para comprar colectivamente lo que necesitemos de otras naciones.

Esta es pues, una propuesta para vencer la tragedia del hambre (que de por sí es histórica) y otras necesidades que son imperiosas para conseguir un mejor desarrollo familiar y humano.

Qué va haber bronca ¡Claro que la va haber! Esto no es un bailecito (como diría José de Molina) esto se llama lucha popular.

Si se tiene una mejor propuesta que la hagan. No amamos los problemas, por repudiarlos es por lo que se plantea vencer, entre otras tragedias, la del hambre.

Aunque dudo que haya alguna solución que no termine en limitarles sus fabulosas ganancias a los acaparadores de los mercados de abastos, a los muebleros y a todos aquellos que se aprovechan de la falta de la unión del pueblo.

Todavía hasta le fecha, como diría Quino el de Mafalda, no conocemos (al menos nosotros) otra manera en que hayan hecho dinero los acaparadores, mas que haciendo harina a los demás. ¡Y eso debe terminar! Es hora de despertar y organizarnos para derrotar el hambre y a quien ose sostenerla para vivir con riquezas a costa del pueblo.

688. Los CPLNDP le declaran la guerra al hambre popular.

689. La Secretaría de Agricultura, Ganadería, etc. que tiene a su cargo el problema alimentario, para nada ha servido, por eso debemos revisar seriamente su funcionamiento, mediante una Comisión Popular.

690. Ser autosuficientes en la producción de nuestros alimentos es un asunto de seguridad nacional, eso implica romper con el TLCAN que nos hace dependientes de los USA y Canadá en cuestión de alimentos básicos como es el maíz y el frijol.

691. Denunciamos que durante el gobierno calderonista se han tenido que comprar docenas de miles de millones de dólares en alimentos porque no se apoya a nuestros productores, pero si los matan, como a Armando Villarreal Martha en Nuevo Casas Grandes Chihuahua, por exigir mejores tarifas eléctricas y revisión del TLCAN.

692. La SAGARPA tiene un criterio de desarrollo empresarial y no del desarrollo social que debe tener.

693. Rechazamos el criterio de esta secretaría que es el de la exportación y no el de la satisfacción de las necesidades internas.

694. La meta de los Comités Patrióticos de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria debe ser lograr la soberanía y autosuficiencia alimentaria de la nación como condición necesaria para lograr nuestra plena independencia.

695. Para alcanzar lo anterior, tenemos que fortalecer el campo superando sistemas productivos anquilosados, apoyando a los campesinos con recursos y maquinaria adecuada para que eleven su producción.

696. Para conseguir un mercado interno efectivo que satisfaga a consumidores con bajos precios y a productores con ganancias suficientes, es necesario liquidar a los intermediarios, estableciendo los Comités de Consumo Popular y mercados populares donde el campesino pueda llevar directamente lo que produce al consumidor.

697. Para el traslado, incluyendo transporte especializado de productos perecederos que requieran frigoríficos, deben establecerse cooperativas campesinas comercializadoras. Así podremos eliminar a los intermediarios de los mercados de abastos.

698. El hambre es un crimen y por eso hay que perseguirla sin darle cuartel hasta eliminarla absolutamente de nuestra patria, a la par que contribuimos a destruirla en el planeta entero.

699. En cada colonia organizar un Comité de Consumo Popular, el cual también operará como un comité promotor de la producción de alimentos básicos.

700. Este comité tendrá que darles garantías a los campesinos-productores para que vengan a distribuir sus productos en sitios estratégicos.

701. Atacar el monopolio de los industriales de la masa y de la tortilla mediante la organización de la red de campesinos productores de maíz y comités de consumidores que establezcan tortilladoras cooperativas.

702. Impulso a cooperativas paneras.

703. El precio de la energía y los combustibles para este tipo de iniciativas debe ser preferencial.

704. En cada municipio debe existir un banco de alimentos básicos, como garantía ante la escasez y en defensa de la economía familiar cuando la especulación dispare los precios.

705.  Cárcel a quien especule con el maíz almacenándolo.

706. En cada colonia se organizará una cooperativa de alimentos básicos: leche, frijol, arroz, legumbres, etc.

707. Es preciso estar organizados en cada colonia para poder comprarles directamente la leche bronca a los productores, los que la venden por mitad de precio, que la embazada por los monopolios.

708. De la misma manera debemos relacionarnos con los productores de huevo y pollo, para recibir esos productos directamente, en el comité de consumo popular.

709. En Cada colonia debemos organizar cursos para preparar derivados de la leche: yogurt, crema, jocoque, queso y  mantequilla.

710. Asimismo, cursos colectivos de preparación de alimentos como: pan dulce, bolillo, mermeladas, cajeta, mayonesa, conservas en vinagre, etc.

711. Sin duda que muchos consideran que hacer esto, es en contra de los Tianguistas y otros comerciantes en pequeño, pero no es así, ya que estos pueden vender miles de artículos más, que no son básicos en la necesidad de comida diaria del pueblo.

712. En este renglón exigiremos la participación de nuestras fuerzas armadas en la roturación de campos incultos. Porque el problema de México, no es de narcotráfico ni de delincuencia en sí misma. Nuestro verdadero problema es de… COMIDA.

713. Para conseguir que nuestra exigencia tenga efecto, organizaremos al pueblo en Comisiones Populares de Abasto y Productividad de Alimentos. Las que buscarán áreas donde los productores puedan expender su producción, declarándole la guerra al comercio voraz que no permite la competencia.

714. Asimismo promoverá apoyos a los productores de alimentos básicos.

715. Tenemos que promover la producción de hortalizas en el hogar.

716. También entre nuestros planteamientos está incluida la necesidad de organizar el Ejército Juvenil y Popular del Trabajo. Si hay comida no hay violencia, si hay comida hay seguridad, si hay comida… Habrá Paz.

717. Revisar el acuerdo que establece al subcomité especial de alimentación en el COPLADE.

718. Organizar los medios para que los campesinos vendan directamente sus productos al consumidor, en lugares expresos, como es en Villahermosa ó en la Casa del Pueblo de Mérida, lo que demuestra que no hay necesidad de “listos” comerciantes ni especuladores.

719. Organizar los Comités de Consumo Popular en todos los Barrios, Colonias, Comunidades y Delegaciones, implementando una verdadera revolución democrática y cibernética contra el hambre. Con esta medida le pondremos un cerco a los acaparadores.

720. Esta Revolución Cibernética contra el hambre, significa: constitución de Redes de Consumidores-Productores, la que terminará con el monopolio distributivo de alimentos que tienen ciertos comerciantes y los acaparadores de los mercados de abastos.

721. Promover el inicio de esta Revolución Cibernética contra el hambre, conformando los comités mencionados. Cada Comité debe contar con cuando menos 50 cabezas de familia. Así combatiremos el hambre y la miseria.

722. No estamos de acuerdo en se le sigan negando apoyos efectivos, a la Producción Agrícola, a la Ganadera, la piscícola, en vez de apoyarlos mediante la gestión de créditos directos. En Michoacán se destinaron 90 millones de pesos para apoyar la producción agropecuaria en el 2009, mientras que se gastaban más de 20 millones al mes en la persecución de narcos.

723. Exigir que exista una ley que apoye la creación de una Comisión Popular Nacional de Abasto y Productividad de Alimentos.

724. Esta comisión debe buscar áreas donde los productores puedan expender su producción, aunque tenga que declararle la guerra al comercio voraz que no permite la competencia, mas que en las condiciones establecidas por ellos mismos.

725. Esta comisión deberá promover apoyos a los productores de alimentos básicos.

726. No permitir que siga la dictadura de los acaparadores de alimentos (Mercados de Abastos entre otros), lo que significa acabar con las reglas e impedimentos legales que controlan el ingreso de la producción agrícola, ganadera y pesquera a las ciudades.

727. Tenemos que crear una vinculación: entre los Comités de Consumo Popular y los Comités Patrióticos de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria, para así evitar que el fríjol, la carne, la leche, las frutas, etc. sigan subiendo de precio y sigan ausentes en tu hogar.

Anuncios

3 pensamientos en “Guerra contra el hambre.¡No más hambre para el pueblo!

  1. Pingback: No solamente debe ser ¡fuera Peña Nieto! Sino básicamente debe ser ¡FUERA EL NARCOCAPITALISMO! y después el NARCOESTADO. | Movimiento Patriótico de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria.

  2. Quiero ser parte de esto. Llama al 939 439 0049 Jonathan Robles

    Le gusta a 1 persona

    • Claro que si ,y gracias por la voluntad de querer hacer algo .Much@s dicen que es falta de “huevos” que la gente en Mexico no se decide a despertar ,pero es mas bien falta de voluntad de quienes nos decimos mas despiertos y tenemos casi casi que la obligacion de arrastrar a los demas . Te tomaremos la palabra para que seas parte de eso ,gracias !

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s