Movimiento Patriótico de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria.

En resumidas cuentas la idea es :organizar un Movimiento Nacional de rescate patriótico que cuente con un amplio programa que levante al pueblo y que contenga una propuesta de cómo organizar la nueva nación que surja de ahí.

La mayoría de los aspirantes a puestos del poder público no saben qué es política

  La mayoría de los aspirantes a puestos del poder público no saben qué es política

La política se toma como la actividad que realizan las personas que rigen o aspiran a regir los asuntos públicos, por esa razón es menester que ubiquemos bien que es y qué significa la palabra Política.

Política viene de dos vocablos griegos: Polis y tika. Estas dos palabras tienen muchas aceptaciones en la actualidad. Puede considerarse que polis significa muchas, conglomerado, conjunto, ciudad, etc. y tika: ciencia, conocimiento, arte, habilidad, etc.

Las polis griegas eran ciudades estado, como Atenas y Esparta. Polis actualmente se acepta como una comunidad con auto administración. Pero también se usa para calificar algo o a alguien que tiene varias manifestaciones o vertientes. Como es el caso de Politécnico, que es lo que abarca la impartición de conocimientos de diversas ciencias o artes. Tenemos el ejemplo del Instituto Politécnico nacional; lugar de enseñanza donde se agrupan varias carreras. Literalmente, politécnico, son muchas técnicas. También encontramos la palabra polifacético, que se refiere a las personas que poseen muchas o varias  facetas, aspectos, aptitudes o dedicaciones. Lo mismo que Poli ácido, cuerpo que tiene varias funciones ácidas. O Poli alcohol, que se refiere a los cuerpos que poseen muchas o varias funciones alcohólicas. Etc.

Por lo anterior es de concluir que política es: muchas o varias ciencias, conocimientos y artes. En una definición más precisa, podemos definir política, como el más amplio conocimiento de las ciencias y el arte de ponerlas al servicio de un pueblo en lo particular y de  la humanidad  en lo general.

Esas ciencias son la antropología, la economía, la historia, la psicología, la sociología, básicamente, pero también se incluyen muchas otras que no entran en el campo de las ciencias sociales.

Es por eso, que tanto para Platón como para Confucio, el ejercicio de la política debería ser una actividad reservada a filósofos, pensadores y sabios, es decir, para hombres y mujeres con amplios conocimientos en las ciencias y poseedores de una gran sensibilidad que les permitiera practicar eficazmente el arte de gobernar.

De lo anterior se infiere que los llamados políticos no son políticos, porque ni son sabios ni son filósofos ni son pensadores y, mucho menos, son sensibles. ¿Entonces qué son, si no son políticos en el sentido estricto de la palabra?  La respuesta es, que son cochuperos, grillos, politiqueros, farsantes, etc. menos políticos.

Esto se esgrime para que se comprenda que la política en sí, es una actividad digna y no el estercolero en que la han convertido esos que se autodenominan políticos o que solemos llamarlos así erróneamente, sin reparar que se trata de arribistas de toda índole.

Por eso las cosas están como están en México, porque no tenemos políticos que realmente hagan política. Ellos y ellas, hacen grilla y amarres para llegar a los puestos de elección popular con el fin… no de construir una sociedad más justa, sino con el fin de echarle el guante a los millones que les pagan por hacerle al cuento, en vez de ir al meollo del asunto; que es ponerle un cerco efectivo a las seis “íes” de la ignominia: la Indigencia, la Ignorancia, la Insalubridad, la Inseguridad, la Injusticia y la Inoculación Ambiental.

Es una tristeza, que para muchas personas sea un enfado hablar de política o meter la política en cualquier asunto. Esto es una desgracia, ya que de la política dependen casi todos los problemas que padece el ser humano.

Como se ve, muchos de los que aspiran a ser diputados, regidores, y demás, definitivamente han demostrado que no merecen el título de políticos porque de acuerdo a la concepción de esos viejos y antiguos sabios, ni son pensadores, ni ilustrados, ni  filósofos.

En verdad de los partidos mal llamados  políticos (decimos mal llamados, porque si fueran verdaderamente políticos serian fábricas de sabios), solo podemos esperar grillos, maromeros, expertos en la maniobra, sinvergüenzas, ratas, mentirosos, asesinos, traidores y toda clase de lacras, pero de ninguna manera verdaderos políticos de acuerdo con la definición de la Hélade ateniense y China.

Qué  lejos estamos de lo que observaba Tucidides, el viejo historiador de Grecia de los tiempos de Pericles, cuando decía que la actividad política en Atenas era una actividad común a toda la ciudadanía y que el que no la practicaba era considerado un  parásito. (En la actualidad los parásitos son  precisamente los políticos).

De acuerdo con la sabiduría ancestral se infiere que lo que necesita México, son sabios, filósofos, pensadores, es decir, verdaderos políticos en la presidencias municipales y demás puestos de representación popular, gente que sea capaz de delegar funciones del poder público en la sociedad civil organizada y que tengan la valentía de promover el Poder Popular,  al que seguramente se opondrán los que se han enriquecido a costa del pueblo, además de los incondicionales servidores que hay del tío Sam en nuestra patria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s