Movimiento Patriótico de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria.

En resumidas cuentas la idea es :organizar un Movimiento Nacional de rescate patriótico que cuente con un amplio programa que levante al pueblo y que contenga una propuesta de cómo organizar la nueva nación que surja de ahí.

Necesitamos ser generadores de movimientos que partan de un proyecto y dejar de hacerle al apoya-apoya

Esto es algo que manejamos en algunos tópicos de este legajo, pero es necesario hacer hincapié que no está bien seguir de apoya-apoya de cualquier movimiento que se presente porque eso nos desvía del objetivo que es y debe ser siempre: la Construcción del Poder Popular.

 Veamos por ejemplo:

Surge una lucha en una colonia porque el gobierno o una empresa privada quieren hacer una obra que perjudica la seguridad, los intereses, el hábitat, etc. de sus residentes.  Entonces se arma al trifulca y ahí vamos luego, luego a dar el apoyo aunque no nos llamen.

Nos aceptan, les da gusto que vayamos a apoyar, pero permanecemos al margen de la dirección, toda vez que esa les corresponde a los colonos.

Es más, a la hora de negociar nos ignoran las autoridades, porque para ellos somos unos intrusos agitadores.

Y las cosas terminan en una negociación sin trascendencia revolucionaria, es decir, en acuerdos que no irán más allá de: indemnizaciones, dinero e, incluso, chambas para quienes hayan destacado como líderes.

El gobierno resolverá mal o bien el problema, pero no quedará edificada estructura alguna de lucha popular ni la manera de que de ahí se trascienda a niveles más elevados de insurgencia cívica.

Y eso es natural, toda vez que no podemos pedirle peras al olmo. Son gente sencilla y relativamente estable, que solamente lo que pretende es arreglar su problema y listo.

A ellos no les interesa una revolución social ni económica. La verdad es que exclusivamente buscan vivir con una pasable tranquilidad y eso es todo. Y si actuaron se debe, a que fueron a tocarles ese mediano sosiego y por eso se enfurecieron, pero a la hora de ofrecerles alternativas dentro de los marcos aceptables para ellos y sus familias, simplemente negociaron. Y de revolución, de Poder Popular de eso nada, porque ni lo entienden, ni les interesa.

 La mejor forma de solidaridad con los movimientos populares nacionales y extranjeros es la construcción del Poder Popular.

 Entendámoslo bien, el cambio de estructuras es algo que solamente está en las mentes de dirigentes con un nivel teórico político más elevado.

Por eso no podemos apostarle a las luchas coyunturales y circunstanciales, eso es perder el tiempo.

Nuestra tarea camaradas, es crear los movimientos desde abajo con un plan bien dirigido hacia objetivos superiores. Lo que significa construir el Poder Popular.

Es en ese sentido que se debe entender la conspiración, es decir, en planes que converjan hacia la insurrección popular. Y no en querer sustituir al pueblo en esa misión.

La cosa debe ser tal, en que terminemos siendo instrumentos del pueblo y no en que el pueblo termine siendo instrumento de nosotros.

Nuestro cometido es el de desempeñar el papel de agentes enzimáticos, ya que  solamente tenemos la tarea de acelerar la maduración cívico-política de las masas.

Algo que tenemos que tener presente todo el tiempo si no queremos ser después dictadores y, por lo tanto, destructores de nuestra propia obra.

 Cuando apoyamos al SME recientemente, nos dimos cuenta de las limitaciones de los obreros que compusieron las brigadas que han visitado nuestros pueblos, al menos yo observé muy restringidos a los que fueron a Morelia y a Zacapu. Más bien ellos fueron a aprender y no a enseñarnos nada.

Por eso no debemos distraernos y fijarnos objetivos precisos que sean capaces de generar movilizaciones que desemboquen en auténticas estructuras que sean el preámbulo del Poder Dual, es decir, del Poder Popular.

Teniendo cuidado evidentemente, en no caer en demandas de lo más atrasado, ya que esas derivan de las ideas súper impuestas por la ideología de la clase dominante. Es bueno tener siempre presente que debemos ser alumnos del pueblo antes que pretender ser sus maestros. Aprendiendo de él lo más avanzado.

 Luchar por la igualación en los precios del pasaje del transporte urbano con los del Distrito Federal, es aparentemente una demanda economicista sin trascendencia. Pero si la desarrollamos, veremos que la población se une y que de ahí puede surgir un frente amplio de defensa popular. Sin hacer de lado que un programa así, debe contemplar la ampliación y vigilancia en el cumplimiento de las indemnizaciones por accidentes y una mayor profesionalización de los operarios, a quienes hay que sumar por demandas de mejoras saláriales y de prestaciones para que desempeñen con más civilidad su trabajo.

Asimismo, se debe enarbolar una lucha por mejorar la atención hacia la Salud Pública: exigiendo buen cuidado, junto con suficiente y mejor medicina en los centros médicos del gobierno, derecho consagrado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en nuestra Carta Magna.

Necesitamos también construir un Comité Patriótico de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria en cada colonia, barrio y/o comunidad, etc. cuya tarea será, entre otras, exigir la defensa de nuestro petróleo, gas natural y otros recursos nacionales.

Debemos organizar en cada uno de estos lugares, el Comité de Damnificados por la Usura, sea de prestamistas o de compañías como Elektra, Famsa, Muebles América, Coppel, Crédito Familiar, etc.

Igualmente tenemos que emprender una seria lucha contra el desempleo, organizando en cada municipio el Movimiento Cooperativista Municipal. Con lo que atacaremos también problemas de consumo y de servicios.

Los jóvenes deben ser uno de nuestros principales objetivos en la conformación de este movimiento cooperativista.

Es necesario del mismo modo, reclamar espacios nuevos para comerciar y sitios en los mercados ya existentes en nuestros municipios para quien los necesite; haciendo que se respete plenamente el 5º constitucional.

Tenemos que gestionar ante el gobierno créditos para la gente que los requiera, con fines de trabajo y producción.

 El día que tengamos un Comité Patriótico de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria construido en cada Colonia, Barrio y/o Comunidad de todos los municipios de México… el pueblo y la patria serán invencibles.

Esa es la tarea, lo demás… es hacerle al cuento.

 Estas y otras tareas son las que tenemos que arrancar desde el principio, nosotros, y no esperar que el pueblo, así a secas, las arranque sin tener objetivos de superación histórica, es decir, de crecer como Poder Dual.

Nuestro objetivo debe ser que cada triunfo vaya agrupando más y más gente, bajo la idea de conformar finalmente el Poder Popular.

 Si nos seguimos dedicando nada más a apoyar la lucha de moda o del momento, jamás llegaremos a organizar al pueblo en disposición de combate y de éxito, para de allí partir a nuevas ofensivas que logren hacerlo dueño de su porvenir.

  La raíz más profunda de la democracia reside en el barrio

Anuncios

Un pensamiento en “Necesitamos ser generadores de movimientos que partan de un proyecto y dejar de hacerle al apoya-apoya

  1. Pingback: No solamente debe ser ¡fuera Peña Nieto! Sino básicamente debe ser ¡FUERA EL NARCOCAPITALISMO! y después el NARCOESTADO. | Movimiento Patriótico de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s