Movimiento Patriótico de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria.

En resumidas cuentas la idea es :organizar un Movimiento Nacional de rescate patriótico que cuente con un amplio programa que levante al pueblo y que contenga una propuesta de cómo organizar la nueva nación que surja de ahí.


Deja un comentario

Uno de nuestros objetivos primordiales debe ser el construir plenamente la democracia popular republicana en el Municipio.

Bandera Mexicana

Esa es la condición suficiente y necesaria para lograr la sobrevivencia de nuestra patria como un hogar digno para todas y todos los mexicanos. Eso es hacernos dueños de nuestro destino. Y no vemos precisión ni forma detallada, en ningún partido ni organización política, el cómo se va a organizar algo tan delicado y fundamental como es el municipio,lo cual exige serias reformas al 115 constitucional.

Tan delicado y fundamental es este asunto, que sin el ejercicio de una plena democracia republicana municipal, todo lo demás no se podrá realizar y sostener.

Debemos ser conscientes que no es aceptable tener regidores que no deriven de una demarcación o distrito municipal específico y que no le respondan a la población de ese sector preciso de su ayuntamiento, mediante asambleas publicas distritales municipales.

Nada nos ganamos con llevar a las regidurías, a las presidencias municipales, a las gubernaturas, a las diputaciones estatales y federales, al senado y a la misma presidencia de la república: a personas que no van a responder a una estructura orgánica popular de nuevo tipo, la que debe estar bien cimentada con una reglamentación democrática clara, de tal manera que no pueda impedirse, bajo ninguna circunstancia, la participación popular directa.

Si se estructura una democracia participativa que parta desde la cuadra, eligiendo un diputado de barrio. Y así sucesivamente hasta llegar a la asamblea de distrito, tendremos que le daremos órdenes directas al cabildo municipal y a las cámaras.

Simplemente se trata de que toda la ciudadanía participe de manera ordenada y funcional. No es permisible ni Razonable que en la actualidad los regidores no sean electos por su barrio, colonia y o comunidad, sino por decisiones partidarias internas o favoritismos de partidos, llámense de izquierda, centro o derecha.

Lo mismo pasa con los diputados, ahí también brilla por su ausencia la democracia popular, ya que no existe el medio adecuado para exigirles cuentas.

Es un hecho deplorable que las y los diputados no estén obligados a responderle a la ciudadanía que los eligió.

Es el mismo caso de los senadores; los que son algo así como de fantasía porque son como seres lejanos de ultratumba a los que no tienen acceso los mortales comunes y corrientes; son entes que no están sujetos a exponerse al veredicto popular.

Se supone que el ejecutivo federal le responde a una cámara baja y a una alta, sí, eso está bien hasta donde sea verídico ¿pero los diputados y senadores a quién le rinden cuentas? Simplemente a nadie, toda vez que no existe una estructura organizativa popular distrital que los controle.

Lo mismo pasa con el gobernador, quien se presume es fiscalizado por el congreso estatal ¿pero al congreso estatal quién lo vigila? Nadie, porque no existe la estructura orgánica distrital popular estatal que les tome cuentas a los distintos diputados.

Y se supone también que los ejecutivos municipales le responden al cabildo, lo trágico es que está compuesto por una mayoría de regidores del partido que lo llevo al poder, lo que de por sí ya es una burla. Pero lo más grave es que además no surgieron de una división territorial municipal.

Como se ve, en el municipio se rompe definitivamente la regla republicana, ya que los regidores no son electos por una demarcación y/o distrito municipal y son impuestos por dedazo partidario.  Es por eso que debemos puntualizar la manera de cómo debemos comenzar con ese proyecto histórico que es la solución de soluciones a la problemática popular.

Lo primero que hay que hacer, es partir de la organización en torno a las verdaderas necesidades populares y que son: producción, trabajo, cultura, seguridad, salud y justicia. Algo que no se resuelve con calles bonitas y obras de relumbrón, sino con la organización popular.

Para eso debemos organizar comités en todos los barrios para trabajar y producir, creando un fuerte movimiento cooperativista municipal. Organizar los comités barriales de salud pública. Organizar los comités de vigilancia popular. Organizar los comités de cultura y educación popular los que deben tener una mayor injerencia y participación en la exigencia de nuevas y modernas opciones educativas. Organizarnos para exigir libertad de comercio efectiva. Organizarnos para evitar las injusticias, y así, sucesivamente, organizarnos para dejar de ser un pueblo que no es para sí mismo, sino que vive enajenado, es decir, ajeno a sí mismo y a sus verdaderas necesidades.

Por eso los gobernantes hacen lo que ellos creen, porque nosotros no somos conscientes y, si lo somos, no contamos con los instrumentos civiles prácticos para expresar nuestra opinión, ni para emprender las tareas que sean necesarias para ir en pos de la utopía.

Para lograrlo se impone construir el poder popular a través de Comités de Lucha que incorporen todo lo anteriormente mencionado en sus programas y tareas.

Y estos comités deben crearse en cada cuadra o barrio, para posteriormente plantearnos una verdadera revolución institucional municipal que reproduzca las instituciones republicanas en el municipio, haciendo de nuestros municipios verdaderas repúblicas en pequeño; acabando eso de los regidores de mayoría relativa y los de representación proporcional y se transformen en diputados de barrio, haciendo que en cada barrio o distrito municipal se elija un representante a cabildo, es decir, una cámara de diputados municipal, la que debe ser honoraria.

Para que cambie la estructura del poder municipal en la forma señalada, se precisa cambiar el artículo 115 constitucional y la ley orgánica municipal que rige actualmente la vida de los ayuntamientos.

Pero por lo pronto, lo que se impone es organizar al pueblo en verdaderas asambleas populares, integradas por los Comités de Lucha de Barrio, para que desde ahí, partan las reformas necesarias que pongan al pueblo al mando de su porvenir.

Si se organizan los comités en cada colonia y barrio, estos, una vez organizados serían invencibles, ya que por lo menos se integrarían 50 gentes en cada uno de ellos, lo que haría que ante cualquier eventualidad estarían en pie de lucha miles de ciudadan@s, los que de un solo plumazo bajarían a representantes corruptos e ineptos y a funcionarios incompetentes.

Además de que dichos Comités de Lucha  estarían conformados por sangre nueva, no comprometida mas que con ellos mismos. Y de ninguna manera con los partidos. Recordemos que el abstencionismo es mayoría y el pueblo es abstencionista, en gran medida,  porque no cree en los partidos ni en los políticos de viejo cuño.

Desde esa posición las cosas serían distintas, porque se estructuraría el Poder del Pueblo Organizado en torno a un programa/proyecto que jamás podrá surgir del podrido PRI ni de sus organismos gandules. Y mucho menos del PAN ni de ningún otro partido electorero.

Hay que entenderlo bien, para ganar una guerra se necesitan posiciones sólidas, bien atrincheradas. Si estas son débiles, se sucumbe rápido y con facilidad ante el enemigo.

El PRI representa posiciones endebles por la podredumbre propia que priva en sus filas y en su pasado. Están tan corrompidos que sucumbirían ante la menor embestida del enemigo. Por eso su participación en cualquier lucha no es seria, porque se respalda en intereses y no en ideales.

En su corrupción está su debilidad, son fácilmente comprables: puestos, espacios comerciales, concesiones, amenazas de quitarles privilegios, etc.

En cambio cuando la trinchera se respalda en el pueblo organizado, acompañado con un programa claro y revolucionario (no violento), las cosas son distintas,  y así  sí, se asegura el triunfo popular.

Es importante decir que los Comités de Lucha (o de la Patria) al aglutinar miles de ciudadanas y ciudadanos, conformarían una nueva corriente de opinión mayoritaria y genuinamente revolucionaria.

Y por otro lado, ya dentro de una nueva opción electoral, estos Comités a la hora de los comicios se movilizarían para elegir en el timón administrativo, a quienes se comprometan a seguir su programa y proyecto. (En esas condiciones es muy distinto apostarle a la vía electoral).

Es evidente que un Ayuntamiento derivado de los Comités de Lucha (o de la Patria), en acción electoral, tendrá que seguir los lineamientos del pueblo organizado, toda vez que de no hacerlo así, ya sabrá lo que le espera.

Hacer las cosas de esta, y no de otra manera, es como se puede avanzar históricamente, es decir, solo así hay progreso dentro de la espiral dialéctica de la historia

La globalización, es decir, el imperio de las mega-empresas, no sólo es la exportación del modelo económico neoliberal. No, es algo más, es liquidar la democracia en su más mínima expresión empezando por el municipio.

Anuncios


1 comentario

Con el pueblo todo, sin el pueblo nada.

El pueblo

Los partidos no han aprendido que deben apoyar sus políticas en las amplias multitudes. Que ahí está el meollo del asunto. Pues no se trata de tener sino de ser, es decir, de ser partidos que cuenten con un pueblo consciente y participativo. El pueblo necesita dejar de depender de “políticos” que terminan por encaramarse en el poder y el dinero. Es necesario comprender que la participación popular es crecer juntos dentro de la espiral dialéctica de la historia y eso significa depender menos de los “políticos” y más del pueblo en las decisiones públicas.

El dirigente que no acepta esto, es un enemigo del avance popular, es un psicópata que quiere ser siempre el héroe que sustituye al pueblo, no ha comprendido que no se trata de suplantarlo, sino de diluirse en él sin dejar de ser vanguardia.

La sustitución popular siempre será riesgosa de desembocar en corrupción y en dictadura. De nada sirve al crecimiento espiritual del pueblo realizar grandes obras alejadas de su participación. Eso lo mantiene alejado, apático, subordinado y sin fuerza de voluntad. Así siempre será un esclavo sin libertad.

Hay que saber distinguir lo que es progreso de lo que no es progreso.- Desarrollo no son obras de cemento que no sean de efecto multiplicador económico, social y educativo. Progreso no es que una familia tenga televisión de plasma ó camioneta del año, lo que los hace esclavos de créditos usureros. Recordemos que no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita (Diógenes). La verdadera prosperidad es cultura, es comida, es vivienda digna, es salud, es seguridad, es justicia y libertad. Es todo lo que alimenta al cuerpo pero también al espíritu. Y eso se logra con aumento en la producción, buenos ingresos, con un plan cultural humanista, con  buenos sistemas de salud pública física y mental, etc.

La tarea, hoy por hoy, es ORGANIZAR LOS COMITÉS PATRIÓTICOS DE LIBERACIÓN NACIONAL Y DE DEFENSA DE LA PATRIA, barrio por barrio, comunidad por comunidad, en todo el territorio mexicano, con lo que construiremos una red impenetrable y, de ofensiva patriótica eficaz, ante las poderosas fuerzas financieras globales (las que descansan, precisamente, en buena parte en el narcotráfico).

El objetivo de crear una genuina república democrática y popular, no es un blanco fijo, sino un blanco móvil que se desplaza dentro del infinito devenir de la espiral de la dialéctica de la historia, es por lo que hay que tener, en este momento histórico, un programa preciso para poder atacar al enemigo que es el gobierno-transnacionales, sin olvidar a los capos de la droga imperiales. Por esa razón se necesita una organización que cuente con un plan bien definido en sus documentos básicos. Que empiece por el ABC de la organización civil, de cómo salir a las colonias, a las escuelas y a las comunidades,de como hacer nuestra propia propaganda y evitar a los medios corruptos al servicio del gobierno corrupto. De cómo podemos edificar el Poder Popular. No de tomar el poder del estado ni de conquistarlo, sino de……………….     C O N S T R U I R ….. E L …  P O D E R   D E L   P U E B L O.Tener claridad de, con qué tipo de propuestas podemos hacer que se incorporen a la lucha. Con qué tipo de programa podremos plantearnos objetivamente la construcción de una nueva sociedad que ponga en el timón de mando al pueblo organizado

Y, asimismo, un proyecto claro para reconstruir nuestra nación, una vez que los hayamos derrotado.Debe contar con un plan económico, de reformas legislativas, de salud, de comercio,etc. y si bien es definitivamente imposible abarcarlo todo, tenemos que contar con gente capaz que surguira de la organizacion de los Comités Patrióticos de Liberación Nacional y de Defensa de la patria  para resolver los distintos problemas de la patria.Necesitamos un plan sobre vivienda , un plan general de Salud física y Salud Mental, de educación, de combate al desempleo, de combate al suicidio, de atención a las personas con discapacidad,sobre el problema  de los combustibles, de atención a la niñez y su protección de abusos y tráfico de infantes; de una propuesta para proteger a la familia, a la mujer, sobre los estudiantes y sus necesidades,  , sobre Política Tributaria, El Campo,El Mar y nuestras millas marinas su ampliación y explotación, sobre Turismo, sobre la deuda exterior e interior, Comercio Interno, Producción y Distribución de Alimentos Básicos, Comercio Ambulante y Tianguistas, Comercio exterior e inversión extranjera, Sobre el Trabajo, el Salario,  y las Cooperativas, Seguridad social, Ciencia, Tecnología, PEMEX, Energía, Derechos Humanos, Derechos cívico-políticos  Seguridad Nacional, sobre Política Exterior, sobre la delincuencia organizada,narcotrafico  y como extinguirlos, Sobre la guerrilla, Sobre nuestras fuerzas armadas, Sobre seguridad pública, Desarrollo Urbano,  , Ecología, Agua, Infraestructura, Desastres Naturales, Comunicaciones, caminos y transportes, sobre una política para combatir el alcoholismo y el tabaquismo, sobre los estragos de la drogadicción y las terapias y otras alternativas de recuperación; el Pandillerismo; sobre el problema de la prostitución, sobre una política para combatir las Enfermedades de Transmisión Sexual ETS, sobre la homosexualidad y cambio de sexo, etc. etc. etc. etc,etc
La verdad es que sobre la mayoría de eso tópicos, simplemente no hay nada, en ningún organismo político existente.Y que no se diga que el pueblo va elaborar su programa, eso es negar esa verdad histórica que indica que la gente por si solos, solamente llegarán siempre a posiciones tradeunionistas, es decir, a posiciones conciliadoras y mediatizantes. La verdad es que hace falta el papel enzimático (concepto biológico) de una vanguardia re-evolucionaria de nuevo tipo. La que acelerará el proceso revolucionario.”ser alumnos del pueblo antes que ser maestros” aprender de él pero jamás renunciar a la tarea vanguardista……El pueblo así, sin dirección, siempre será fácilmente manipulado por sus enemigos, los resultados están a la vista con Peña Nieto.
Dirigir el destino de una nación no es cosa sencilla que puede resumirse en un panfleto. Es necesario comprender de la imperiosa necesidad de contar con un pueblo organizado, el cual a través de lo mejor de su ciudadanía: exprese, proponga, plantee y luche denodadamente sin darle cuartel a la infamia.
No solamente debemos prepararnos para administrar, sino para dirigir desde abajo a quien administre.Es necesario para tal proeza, recomendar y delegar tareas de investigación en todas las áreas legislativas, económicas, de salud, educativas, administrativas, etc. a los distintos elementos que converjamos en esta jornada histórica.Necesitamos propuestas correctivas, de mejoramiento y alternativas, según sea el caso, para cada ley y reglamento. Toda vez que no es suficiente reformar la carta matriz constitucional, sino que debemos tener claridad sobre lo que debe enmendarse en cada uno de estos estatutos y ordenanzas, porque si no lo hacemos así, nada cambiara en las relaciones cotidianas de la sociedad y entonces se seguirá reproduciendo la iniquidad y no habrá progreso histórico.Y ese proyecto o  programa de nacion debe ser puesto en manos del pueblo para que el pueblo haga suyas esas propuestas y las apoye,los super heroes no existen .Recuperar nuestro pais y recostruirlo es cuestion del PUEBLO ORGANIZADO .
Nada ganamos que arriba cambien algunas cosas, si abajo todo sigue igual y en manos de personas negligentes, apáticas y sin patriotismo, es decir, formadas por los enemigos del pueblo. Todo merece una respuesta propositiva y de superación.
Así que no se trata de atacar en todas direcciones, sino en una y que es precisa: La recuperación de nuestra patria, es decir: lograr la multi-mencionada LIBERACIÓN NACIONAL.

Las elecciones, en estos momentos y como lo están haciendo los presuntos partidos de izquierda, son una trinchera equivocada, se respeta ese esfuerzo, pero es una trinchera equivocada.

Una vez que se haya consumado el latrocinio electoral la necesidad de  salir a organizar esos comités patrióticos para recuperar nuestra nación seguira existiendo, con una estrategia y táctica que incida en la organización de la HUELGA  PATRIOTICA NACIONAL. Única manera de derrotar, desde su base y raíz, a los traidores a México.

Lo primero que hay que hacer, es partir de la organización en torno a las verdaderas necesidades populares y que son: producción, trabajo, cultura, seguridad, salud y justicia. Algo que no se resuelve con calles bonitas y obras de relumbrón, sino con la organización popular.

Para eso debemos organizar comités en todos los barrios para trabajar y producir, creando un fuerte movimiento cooperativista municipal. Organizar los comités barriales de salud pública. Organizar los comités de vigilancia popular. Organizar los comités de cultura y educación popular los que deben tener una mayor injerencia y participación en la exigencia de nuevas y modernas opciones educativas. Organizarnos para exigir libertad de comercio efectiva. Organizarnos para evitar las injusticias, y así, sucesivamente, organizarnos paradejar de ser un pueblo que no es para sí mismo, sino que vive enajenado, es decir, ajeno a sí mismo y a sus verdaderas necesidades.

Por eso los gobernantes hacen lo que ellos creen, porque nosotros no somos conscientes y, si lo somos, no contamos con los instrumentos civiles prácticos para expresar nuestra opinión, ni para emprender las tareas que sean necesarias para ir en pos de la utopía.

Para lograrlo se impone construir el poder popular a través de Comités de Lucha que incorporen todo lo anteriormente mencionado en sus programas y tareas.

Y estos comités deben crearse en cada cuadra o barrio, para posteriormente plantearnos una verdadera revolución institucional municipal que reproduzca las instituciones republicanas en el municipio, haciendo de nuestros municipios verdaderas repúblicas en pequeño; acabando eso de los regidores de mayoría relativa y los de representación proporcional y se transformen en diputados de barrio, haciendo que en cada barrio o distrito municipal se elija un representante a cabildo, es decir, una cámara de diputados municipal, la que debe ser honoraria.

Además de que dichos Comités de Lucha (o Comités Patrióticos de Liberación Nacional y de Defensa de la patria, insistimos), estarían conformados por sangre nueva, no comprometida mas que con ellos mismos. Y de ninguna manera con los partidos. Recordemos que el abstencionismo es mayoría y el pueblo es abstencionista, en gran medida,  porque no cree en los partidos ni en los políticos de viejo cuño.

Desde esa posición mis estimados amigos, las cosas serían distintas, porque se estructuraría el Poder Popular en torno a un programa que jamás podrá surgir del podrido PRI ni de sus organismos gandules. Y mucho menos del PAN ni de ningún otro partido electorero.

Hay que entenderlo bien, para ganar una guerra se necesitan posiciones sólidas, bien atrincheradas. Si estas son débiles, se sucumbe rápido y con facilidad ante el enemigo.

El PRI representa posiciones endebles por la podredumbre propia que priva en sus filas y en su pasado. Están tan corrompidos que sucumbirían ante la menor embestida del enemigo. Por eso su participación en cualquier lucha no es seria, porque se respalda en intereses y no en ideales.

En su corrupción está su debilidad, son fácilmente comprables: puestos, espacios comerciales, concesiones, amenazas de quitarles privilegios, etc.

En cambio cuando la trinchera se respalda en el pueblo organizado, acompañado con un programa claro y revolucionario (no violento,), las cosas son distintas,  y así  sí, se asegura el triunfo del pueblo.Al tener la organización del Poder del Pueblo, calle por calle, cuadra por cuadra, barrio por barrio, simplemente no habrá lugar para los enemigos de Guadalajara,Morelia,Guerrero,Oaxaca,el D.F,etc,etc    de México  entero . Y recuperar nuestro pais sera pan comido.La lucha que parte de las colonias y barrios enfrenta al gobierno, y a su base misma de sustento, es decir: a toda la estructura estatal,poder legislativo, judicial, ejecutivo, a las distintas secretarías, a las empresas estatales (CFE, agua, etc.)

Es importante decir que los Comités de Lucha (o de la Patria) al aglutinar miles de ciudadanas y ciudadanos, conformarían una nueva corriente de opinión mayoritaria y genuinamente revolucionaria.

Y por otro lado, ya dentro de una nueva opción electoral, estos Comités a la hora de los comicios se movilizarían para elegir en el timón administrativo, a quienes se comprometan a seguir su programa y proyecto. (En esas condiciones es muy distinto apostarle a la vía electoral).

Es evidente que un Ayuntamiento derivado de los Comités de Lucha (o de la Patria), en acción electoral, tendrá que seguir los lineamientos del pueblo organizado, toda vez que de no hacerlo así, ya sabrá lo que le espera.

Hacer las cosas de esta, y no de otra manera, es como se puede avanzar históricamente, es decir, solo así hay progreso dentro de la espiral dialéctica de la historia.


2 comentarios

Las barbas, los pasamontañas, las metralletas y, mucho menos, el voto inorgánico manipulado e indeliberado… es suficiente para edificar una patria nueva

destruirMexico

Si somos honestos y vemos con nitidez las cosas, nos daremos cuenta que la mayoría de las organizaciones revolucionarias solamente tienen intención, valor y coraje, pero no le dan al pueblo (ni ellos mismos la tienen) claridad programática.
Un plan que contenga los siguientes elementos:
Primero.- Una idea clara y elocuente que convenza al pueblo de levantarse contra la iniquidad capitalista.
Segundo.-Él qué harán con el poder una vez que se tenga.
Tercero.- De cómo van a controlar las intenciones revanchistas y la venganza de lo más atrasado de la población y de los seudo-lideres llenos de resentimiento, los que abundantemente suelen caer en los privilegios que antes abominaban. Factores que suelen convertir una revolución en una franca contra-revolución.
 En cuanto a los partidos, estos tienen documentos básicos cuyos programas son muy limitados, la prueba está que no tienen planes estatales y mucho menos municipales. La verdad es que no tienen la confianza suficiente en su militancia municipal; no confían en la capacidad e inventiva de los cuadros de las distintas alcaldías. Pero tampoco elaboran una propuesta programática en sus documentos fundamentales que les sirva de guía a sus militantes para elaborar los propios; acordes naturalmente, a las circunstancias regionales y particulares de la municipalidad. (Tal vez lo que teman es que esa militancia territorial se les salga del control).
Si observamos, ningún partido tiene programas municipales, sólo cuentan con proyectos electoreros. Si advertimos, eso es lo que hacen en cada campaña electoral mediante trípticos y volantes, donde publican sus promesas, las que no cumplirán porque les falta lo principal: la organización popular.
De eso se trata, de presentar una idea programática que abarque todos los niveles. Planteando un plan a corto y a largo plazo, el cual sólo podrá ser ejecutado por el pueblo organizado.De llamamar a luchar organizadamente por las genuinas necesidades populares. Son muchos los puntos, los cuales se irán desahogando con el pueblo dirigiendo el proceso, junto con lo mejor de su juventud.
Reflexiona… no podemos caer en ambigüedades ni en propuestas divorciadas de la realidad. Ocupamos presentar un plan: paso a paso: de qué vamos hacer con el problema de salud, educación, economía, energía, seguridad, vivienda, transporte, niñez, homosexualidad, prostitución y muchos etcéteras más que encontrarás en este volumen. No se trata de improvisar, se trata de tener una idea clara y presentarla. Si te das cuenta, ese fue el origen del fracaso relativo que han sufrido muchas revoluciones a través de la historia. La rusa tuvo que recurrir a los enemigos del pueblo porque no sabían que hacer en comercio exterior; Trotsky tuvo que recurrir a 20 mil oficiales del viejo ejército zarista para estructurar las fuerzas armadas soviéticas. Los cubanos tuvieron que servirse de gente improvisada para dirigir varios aspectos del desarrollo de su patria y cuando se vieron en aprietos consideraron que los rusos sabían cómo hacer las cosas, lo que no fue muy acertado que digamos. En México se volvió a llamar a los administradores porfiristas para que ayudaran, a los recién estrenados revolucionarios en el poder para dirigir la economía, la industria y el comercio y, desde luego, a la tropa, de allí la decena trágica.
Fidel Castro y sus barbudos, pronto se dieron cuenta que no eran suficientes las barbas ni  las metralletas ni los tanques para llevar adelante la revolución. Les faltaba gente preparada y adoctrinada en los ideales revolucionarios. Se necesitaba un proyecto surgido de lo más avanzado del pueblo, un programa salido de la relación retroalimentativa entre pueblo y cuadros; entre cuadros y pueblo. Aplicar la tesis de no pretender ser maestro del pueblo sin antes ser un aplicado alumno de él. “Ser alumnos del pueblo antes que maestros” recomendaba el revolucionario chino.
La tragedia de los partidos de oposición al PRI, es que no han podido administrar la nación ni los estados ni los municipios que han logrado ganar, sin recurrir a los administradores priístas. Lo peor es que: como no tienen plan preconcebido para cada aspecto de la administración y proyección pública, simplemente se adaptan, se imbuyen más bien, en los viejos esquemas administrativos. Los que sin lugar a dudas están llenos de intenciones antipopulares, es decir, favorables a los intereses de clase burguesa del estado que los implemento.
Por eso vemos que cuando llega al poder un gobernador perredista o presidente municipal derivado de los distintos partidos que se ostentan como revolucionarios. Las cosas siguen exactamente igual. Como no tienen con quien ni con que sustituir los viejos criterios administrativos, simplemente será más de lo mismo. Aún en cosas bastante elementales y sencillas. Por eso los partidos y los organismos revolucionarios de izquierda, que pretendan el poder público, deben reproducir con las variables propias de un proyecto revolucionario y, de manera alternativa, todas las secretarías y dependencias estatales y federales, lo mismo que las regidurías municipales, junto con sus respectivas administraciones locales. Sin dejar de crear las instancias que no contemplan, por su propia naturaleza reaccionaria, las administraciones del actual sistema.
Así debe de ser, porque el problema es que llegado el caso, no saben qué hacer con el poder, no saben qué hacer con el agua, no saben qué hacer con la industria, no saben qué hacer con la salud, no saben qué hacer con el transporte, etc. etc. etc. y entonces vienen los errores, los excesos, las arbitrariedades y consecuentemente… la dictadura. Esa es la respuesta invariable, de quien no tenía ni tiene un plan bien deliberado, de que cosa se va hacer con cada aspecto que presenta una sociedad tan compleja y versátil como en la que vivimos. Por eso los bolcheviques aniquilaron a los marineros del Kronstadt; por eso Fidel lleno las cárceles de gente que no compartía su manera de pensar; por eso Mao es acusado de haber eliminado millones de disidentes, lo mismo que Stalin. Sinceramente si no se tiene una idea clara y un plan bien delineado, junto con los cuadros capaces de enfrentarse a todos los aspectos administrativos de un pueblo.Es mejor posponer el cambio. Porque entonces las consecuencias serán funestas, dolorosas y sangrientas. Pero no sólo eso, lo peor es que puede venir una contrarrevolución como respuesta. Acompañada de sus respectivos jinetes apocalípticos. Y repito, no se trata solamente de cuadros preparados en las universidades, sino que además tengan un alto sentido patriótico y revolucionario.
Aquí hay pues, una sincera intención de presentar ese Hilo de Ariadna  que tanto necesita el pueblo para salir del laberinto neoliberal en que nos han metido los gobiernos de las últimas décadas.
Se trata de un programa amplio que trata de abarcar los aspectos más variados de la problemática nacional. Invitamos a todos (as) los patriotas a discutirlo. Si lo que proponemos no es factible,esperamos sus propuestas. Y si nos convencen, no duden que estaremos hasta el final unidos para hacerlas realidad. Si por el contrario, se persuaden de la bondad y eficacia de nuestro plan: les exigiremos patriótica y revolucionariamente: que se sumen a los esfuerzos de crear un Frente unido para construir una patria nueva, empezando en el sitio donde vivas, a la voz de ya y ahora mismo.


2 comentarios

NO A LA PRIVATIZACION DEL AGUA !

Es una aberración que haya gente que propone la privatización de los servicios de agua potable.

Les falta imaginación y responsabilidad patrióticas. Ya hemos visto en Argentina los efectos privatizadores irracionales que promovieron los banqueros internacionales del FMI y de BM.

Desde nuestra posición exigir y promover formas ingeniosas para arreglar las presas que se tengan que arreglar y construir las que haya que construir donde sea posible y respetando la decisión popular, además del tratamiento de aguas residuales y la potabilización del agua del mar. Pero sobre todo, impulsar una ley sobre el uso racional del agua y del cuidado del drenaje, lo cual es una responsabilidad colectiva.

Esta propuesta incluye un serio combate a los que ponen en riesgo nuestros mantos freáticos, como son los talamontes, los abusos en el uso de fertilizantes y otros químicos peligrosos.

. Revisión de la Ley Federal de Aguas.

. Rechazar las facultades que se les dieron a los municipios para concesionar el agua potable.

. En general oponernos a cualquier intento privatizador del agua en cualquiera de sus presentaciones: potable, de mar, de ríos, lagos, lagunas, riachuelos, etc.

. Exigir que Coca Cola, Pepsico, Nestlé, Danone, etc. saquen las manos del negocio de agua potable.

. Denunciar que la privatización del agua ha fracasado en Ghana, Argentina, Canadá, Inglaterra, Sudáfrica, etc.

.Oponernos al proceso de chatarrización de los medios naturales y técnicos con los que se hace posible la presencia del agua potable en nuestros hogares. Es decir, el desmantelamiento de la infraestructura: plantas, pozos, bombas subestaciones, redes, válvulas, etc. con el objeto de justificar su privatización.

. Nos oponemos firmemente al proceso privatizador de nuestros recursos hidráulicos en general: distribución, abasto, manejo de aguas residuales, mantenimiento preventivo y correctivo, etc.

. Tampoco debemos ni podemos justificar la presencia privada en manejos administrativos de nuestras aguas municipales y nacionales.

. Basta de incrementos al servicio de agua potable por parte de los ayuntamientos.

. Debe estrecharse la vigilancia sobre el agua de uso humano, por el peligro de la proliferación arseniosa.

. Se deben instalar medios modernos de clorhidrización y purificación del agua en cada municipio, de tal manera que el aguan perfectamente potabilizada llegue a tu hogar, a las escuelas y a los distintos centros públicos, como era antaño.

. Nos oponemos a que las transnacionales estén haciendo negocio con el agua embotellada, por lo cual en todo caso, deben establecerse empresas municipales que distribuyan con criterio social el vital líquido.

. No debemos tolerar el uso inadecuado del agua en ningún municipio del Estado y de la patria.

. No podemos aprobar que el destino de aguas de ríos sea modificado en beneficio de intereses privados como es el caso del desvío en Temacapulín.

. Organización de una Comisión Popular Municipal de Protección del Agua, con extensión en cada barrio colonia o comunidad que sustituya las ineficiencias de CONAGUA.

. Revisar la ley de aguas nacionales.

. Revisión de la ley orgánica de CONAGUA (Comisión Nacional del Agua).

. No estamos de acuerdo en que siga la escalada de la derecha, en su intención aberrante de privatizar los servicios de agua potable.

. Una seria revisión y arreglo a todas las presas deterioradas que ponen en peligro varias poblaciones en el país.

. Nos oponemos  a los planes de los empresarios coludidos con el gobierno de Peña Nieto y antes de Calderón para perjudicar las zonas naturales de Tenacatita y Temacapulín.

. Debemos organizarnos para exigir que el gobierno invierta los recursos suficientes en el tratamiento de aguas residuales.

. Todas las presas que se hagan, deben ser consultadas previamente con el pueblo. Para que no se den casos como el de Arcediano, que era un atentado contra la vida de los tapatíos.

. Exigir el saneamiento de la laguna de Tres Palos en Guerrero.

. Exigir que el saneamiento del lago de Pátzcuaro deje de ser un negocio de funcionarios corruptos.

. Urge la construcción de nuevas presas en varios estados. Las necesitamos por razones energéticas y por razones de producción alimentaria. Solo con energía podemos superar nuestra hambre y pobreza.

. Si bien es cierto, que necesitamos las presas por razones energéticas, de producción alimentaria., de agua para el consumo humano, etc. pero también es vital que no deben de llenarse con aguas contaminadas.

. La nuevas presas deben de construirse en los lugares indicados y necesarios, pero de ninguna manera deben edificarse donde hay riesgo ecológico.

. Sólo la organización popular evitará que el lago de Chapala se muera y se combata la contaminación del río Lerma-Santiago,asi como muchos otros rios y lagos en todo el pais.

. En varias naciones están potabilizando el agua del mar y nosotros seguimos atrasados sin hacerlo a escala nacional.

. No debemos tolerar que el abuso de fertilizantes y otros químicos sigan contaminando nuestra agua.

. Existe una irracionalidad en el gasto del agua, y sólo mediante la organización popular podremos ponerle freno a este desastre. No debemos permitir que se le siga dando un uso inadecuado al agua en nuestro país y que no se cuide apropiadamente este vital líquido.

. En cada municipio se debe organizar una Comisión Popular de Protección al Agua. Y su símil en cada estado.

. En cada municipio deberá organizarse el Ejército Popular y Juvenil de rescate de ríos, lagos y riachuelos (como lo sugerimos en otros capítulos).

. No se debe aceptar la intromisión de intereses extranjeros en las cuencas de los ríos nacionales.

. La Comisión deberá coordinarse con la Junta administradora del Agua Potable de cada municipio, para revisar los niveles de potabilidad del agua municipal y su debida clorhidrización.

. Revisar la ley de los servicios de agua potable, drenaje y alcantarillado en el estado.

. Dotar a todas las colonias populares de agua potable sin excusas ni pretextos.

. Revisar la ley del agua para los estados del pais.

. Revisar las ordenanzas y cuidados que haya sobre el aprovechamiento integral de las aguas del río verde.

. Revisar el procedimiento que es obligatorio para el muestreo de descargas de aguas residuales.

. Revisar la ley para el sistema intermunicipal de los servicios de agua potable y alcantarillado de la zona metropolitana (SIAPA).

. Revisar la ley que rige del sistema de agua potable, drenaje y alcantarillado de cada uno de los municipios del estado y de la nación.

. Revisión del decreto que otorga facilidades administrativas y condona contribuciones al distrito federal, a estados y municipios usuarios de aguas nacionales y sus bienes públicos inherentes.

. Revisar el funcionamiento del patronato y de la Comisión de Regulación para el control de las malezas acuáticas y el fomento del desarrollo regional del ecosistema del lago de Chapala.

. Revisión del acuerdo que crea el Consejo Estatal de Seguimiento y Evaluación del Acuerdo de Coordinación para el ordenamiento de los aprovechamientos Hidráulicos y Saneamiento.

. Revisar el reglamento interior para el Consejo Estatal de Seguimiento y Evaluación del acuerdo de coordinación para el ordenamiento de los aprovechamientos hidráulicos y saneamiento de la cuenca Lerma Chapala.

text3957Agua


1 comentario

Los “revolucionarios” que caen en la arena controlada por los enemigos del pueblo.

text3957david Es un hecho que siempre será un error combatir al enemigo con sus reglas y sus armas. Veamos: Si David se enfrenta a Goliat con sus armas, es decir, con una espada, seguramente el triunfador hubiera sido Goliat. David uso inteligencia y su honda contra la fuerza bruta y la experiencia militar. Y eso le dio el éxito. No sería de más pensar como nos iría, si queremos vencer a un tiburón a mordidas y en el fondo del mar.

Otro ejemplo mitológico es el de Paris durante el sitio de Troya. Paris ya había sido derrotado por el poderoso y experto guerrero Melenao. Logrando salvar su vida por la oportuna intervención de Héctor y, dice la leyenda que de Afrodita, la que lo envolvió en una nube.

Paris se dio cuenta de sus limitaciones físicas para el combate cuerpo a cuerpo y sabía que sí el mismo Menelao lo había vencido, si se enfrentaba a Aquiles el inmortal, le iría peor. Algo que deseaba para vengar la muerte de su hermano Héctor que posteriormente muere a manos de Aquiles. Así que se entrenó con su arco hasta lograr ser un versado tirador y acertar al talón de Aquiles, el único lugar vulnerable que tenía el cuerpo del invencible guerrero. Ya con esa puntería acertó al talón y… lo mató.

Ya en el campo de la realidad histórica reciente, tenemos que Sartre recomendaba que había que llevar al gobierno a la arena popular, donde se le puede vencer fácilmente porque siempre será un error combatir al estado con sus reglas y en sus oficinas. Eso mismo pasa cuando vamos a las elecciones controladas por el mismo gobierno, donde el pone todo, sobre todo el dinero.

En cambio si llevamos al estado al terreno de la organización popular, ahí las cosas cambian porque tiene que someterse a las reglas del pueblo organizado. Es una realidad vergonzosa (como diría José de Molina, cantante y trovador popular revolucionario) que sea frecuente encontrar gente que en su juventud fue incendiaria y que ahora sirvan de bomberos.

En efecto: es común hallar en las oficinas de los distintos niveles administrativos, gente que un día empuño las armas contra el estado y ahora son sus más fieles servidores. Y otros que aunque no han conseguido hueso, se sirven de las estructuras actuales para hacer buenos negocios. En ese nivel se encuentran un conjunto de individuos disfrazados de luchadores sociales pero que en realidad son viles fraccionadores. En la mismas condiciones están los revolucionarios radicales que según ellos maduraron y ahora se dedican a justificar las iniquidades del gobierno. Precisamente por esa clase de “colaboradores” que tiene el sistema, es por lo que se dificulta más la lucha contra este.

Sin embargo, no hay que bajar la guardia y seguir combatiendo al estado desde las posiciones de la organización popular, contando con un programa claro y congruente; el que debe serlo para el pueblo, no para el gobierno, que quede claro. Porque lo único congruente para los que respaldan el desorden establecido, es proponer planes para mantener el desbarajuste institucionalizado.

Por eso ellos, los del gobierno, sólo reconocen adversarios que aceptan sus reglas del juego. El problema es que muchos que dicen luchar contra la iniquidad gubernamental, realmente no lo hacen desde el momento que se someten a las reglas de este. Y es necesario entender que las reglas que valen para el desarrollo histórico efectivo, son las del pueblo y no las del gobierno. Siendo esas reglas: las asambleas públicas, el frente popular, la huelga, la resistencia civil, es decir, todo aquello que sea el preámbulo del poder dual, el que finalmente tendrá que desembocar en: el Poder Popular.


2 comentarios

Necesidad de revolucionarios profesionales.

Es pertinente entender que una cosa es estudiar una carrera universitaria y muy otra es la carrera de revolucionario. Y es obvio que en las escuelas de ciencias políticas existentes en las distintas universidades públicas y privadas, no se prepara a nadie para cambiar la sociedad de manera revolucionaria. Hay que entender con precisión que en dichas facultades enseñan a engrasar al sistema a cambiarle piezas pero no a revolucionar la máquina.

Y de lo que se trata es precisamente de revolucionar y eso no lo van a enseñar ni las escuelas dependientes del estado ni de la iniciativa privada, de tontos lo harían así. Y las escuelas de derecho están peor todavía; ahí se les enseña a pensar a las y a los alumnos, en los marcos de la ley establecidos por el Estado. Generan en los educandos esquemas cuadrados y nada dialécticos.
El revolucionario tiene la misión de cambiar la ley y no en cumplirla. Qué bonito, cómo se va a ver un verdadero luchador social apegarse al derecho establecido por un sistema que es enemigo del cambio y que su tarea consiste justamente en mantener vivo el estado inicuo de cosas.
Si nos disponemos a cambiar el sistema, nada podremos hacer ajustándonos matemáticamente a los marcos de la legalidad burguesa.Es por lo que el revolucionario debe estudiar mucho y tener una gran claridad sobre el nuevo modelo de nación que propone. Es allí donde radica su profesionalización.
Sí, es necesario respetar la ley porque si no nos encierran, pero eso no significa que tengamos que seguir a pie juntillas todas las indicaciones legales de los enemigos del pueblo. Someternos a sus reglas siempre será en menoscabo de la organizac ión popular. El artículo 39 dice que el pueblo tiene todo el tiempo el derecho de cambiar su forma de gobierno. El problema es que con la serie de artículos que le rodean y la reglamentación del mencionado, terminan por anular o hacer delictiva cualquier forma de acción que no sea contemplada dentro de la legalidad establecida por el Estado.
Hay que entender que en las condiciones actuales, la burocracia y las clases poderosas detentadoras del capital, nos llevan a su ring, donde ellos son juez y parte. Por eso siempre llevan las de ganar, ya que tienen todas las ventajas jurídicas de su lado.
Es necesario comprender que para vencerlos se precisa llevarlos a la arena popular, donde su pesada armadura burocrática y las torpezas que generan sus compromisos y riquezas, los convierten en unos inútiles, ya que ellos tienen mucho que perder y nosotros en cambio… todo que ganar.
Ahí en la arena del pueblo: calle, plaza, sierra, campo, no funcionan sus leyes. Las leyes las imponemos con la acción popular y eso les quita el sueño, no duermen de pensar en que eso llegase a suceder.
¡Pensemos! Nada tenemos completo: poseemos hijos a medias, casa a medias, tele a medias, refrigerador casi siempre vacío, compañera y/o compañero a medias, etc. Nada es realmente nuestro ni siquiera nuestra patria, la que no podemos disfrutar completamente. Esto de a medias es porque nunca tenemos tiempo ni la tranquilidad necesaria para disfrutar enteramente de lo que creemos tener.
La realidad es que vivimos siempre con la esperanza del: ora que tenga dinero, ora que herede, ora que se haga el negocio que traigo entre manos, ora que esto, ora que lo otro. Es cierto que la esperanza muere al último, pero en este caso se trata de la esperanza que ellos nos han imbuido en el cerebro: La esperanza de hacernos ricos.
Cuando de lo que se trata es de conseguir todo lo que realmente necesitamos, mediante la unidad patriótica nacional para hacer de México un país verdaderamente nuestro y no solamente de un puñado de los llamados “triunfadores”.
Por eso no podemos apegarnos a las leyes ni a las reglas de los enemigos del pueblo, por eso resultan traidores tipos como Chucho Ortega o Navarrete, cuando dicen que ellos pugnan por un partido de izquierda apegado a derecho ¡osú! Eso significa liquidar toda la esencia revolucionaria que pudiera tener su partido.
Si se trata de legalidad, debe ser la que derive del pueblo organizado. Es la legalidad que fundo Morelos en el Congreso del Anáhuac y en la Constitución de Apatzingán en 1814. Es la legalidad surgida del Ejército Constitucionalista en 1910.
Imagínense si Zapata espera el reconocimiento legal, por parte del gobierno de don Porfirio, del Ejército Libertador del Sur para poderse lanzar a la lucha. Qué hubiera pasado si el Soviet espera la legalización Zarista o el Movimiento 26 de Julio cubano tuviera que haber esperado su incorporación reglamentaria a la legalidad batistiana. Etc.
Así pues, se trata de estructurar una nueva legalidad derivada de la lucha popular. Si nos apoyamos en sus papeles y en sus leyes, estrictamente, jamás podremos avanzar.
Y decimos estrictamente, porque tampoco vamos a salir con una pistola a matar gente, claro que no. Es obvio que debemos apegarnos a sus reglas solamente en la medida que resulte rigurosamente necesario.
Por lo demás se trata de llevarlos fuera de esas reglas que ellos manejan a la perfección con una serie de trucos y marrullerías. Es decir, transportarlos a nuestro terreno, como ya lo henos mencionado, y ahí los derrotaremos fácilmente.
Aguila1


2 comentarios

Guerra contra el hambre. ¡A organizar los Comités de Consumo Popular! ¡No más hambre para el pueblo!

huevos

Se dispara precio del huevo; evalúa gobierno importar el producto

El precio de la principal fuente de proteína de los mexicanos “se disparó” hasta los 40 pesos por kilogramo, luego de que se propagara la gripe aviar en Estados Unidos, por lo que hay menos oferta del producto.

No es posible que se siga lucrando con la comida para favorecer a una mafia de acaparadores como Industrias Bachoco .

Mas que pensar en apretarse el cinturon lo mejor seria pensar en organizarnos para ponerle un alto a las porquerias del gobierno contra la poblacion al querer matar a la gente de hambre .A los productores locales les ROBAN (compran) sus productos a precios de risa para despues reevenderlos 4 o 5 veces mas caros mientras el campo sigue abandonado y la gente padeciendo hambre con sueldos miserables que no alcanzan para tener una vida digna.

Guerra contra el hambre. ¡A organizar los Comités de Consumo Popular! ¡No más hambre para el pueblo!
En nuestras condiciones de país dependiente y/o de capitalismo tardío, siempre será un riesgo depender de las mega-empresas agro-productoras en asuntos de comida.

.Conseguir un mercado interno efectivo que satisfaga a consumidores con bajos precios y a productores con ganancias suficientes, es necesario liquidar a los intermediarios, estableciendo los Comités de Consumo Popular y mercados populares donde el campesino pueda llevar directamente lo que produce al consumidor.

.En cada colonia organizar un Comité de Consumo Popular, el cual también operará como un comité promotor de la producción de alimentos básicos.

.Este comité tendrá que darles garantías a los campesinos-productores para que vengan a distribuir sus productos en sitios estratégicos.

.Atacar el monopolio de los industriales de la masa y de la tortilla mediante la organización de la red de campesinos productores de maíz y comités de consumidores que establezcan tortilladoras cooperativas.

.Impulso a cooperativas paneras.

.En cada municipio debe existir un banco de alimentos básicos, como garantía ante la escasez y en defensa de la economía familiar cuando la especulación dispare los precios.

. En cada colonia se organizará una cooperativa de alimentos básicos: leche, frijol, arroz, legumbres, etc.

.Es preciso estar organizados en cada colonia para poder comprarles directamente la leche bronca a los productores, los que la venden por mitad de precio, que la embazada por los monopolios.

De la misma manera debemos relacionarnos con los productores de huevo y pollo, para recibir esos productos directamente, en el comité de consumo popular.

.En Cada colonia debemos organizar cursos para preparar derivados de la leche: yogurt, crema, jocoque, queso y mantequilla.

.De manera voluntaria y gratuita se podrian impartir cursos colectivos de preparación de alimentos como: pan dulce, bolillo, mermeladas, cajeta, mayonesa, conservas en vinagre, etc.con la ayuda de gente que conozca sobre el tema.

.Sin duda que muchos consideran que hacer esto, es en contra de los Tianguistas y otros comerciantes en pequeño, pero no es así, ya que estos pueden vender miles de artículos más, que no son básicos en la necesidad de comida diaria del pueblo.

.Para conseguir que nuestra exigencia tenga efecto, organizaremos al pueblo en Comisiones Populares de Abasto y Productividad de Alimentos. Las que buscarán áreas donde los productores puedan expender su producción, declarándole la guerra al comercio voraz que no permite la competencia.

.Tenemos que promover la producción de hortalizas en el hogar.

.También existe la necesidad de organizar el Ejército Juvenil y Popular del Trabajo. Si hay comida no hay violencia, si hay comida hay seguridad, si hay comida… Habrá Paz.

.Organizar los medios para que los campesinos vendan directamente sus productos al consumidor, en lugares expresos, como es en Villahermosa ó en la Casa del Pueblo de Mérida, lo que demuestra que no hay necesidad de “listos” comerciantes ni especuladores.

.Organizar los Comités de Consumo Popular en todos los Barrios, Colonias, Comunidades y Delegaciones, implementando una verdadera revolución democrática y cibernética contra el hambre. Con esta medida le pondremos un cerco a los acaparadores.

. Esta Revolución Cibernética contra el hambre, significa: constitución de Redes de Consumidores-Productores, la que terminará con el monopolio distributivo de alimentos que tienen ciertos comerciantes y los acaparadores de los mercados de abastos.

. Promover el inicio de esta Revolución Cibernética contra el hambre, conformando los comités mencionados. Cada Comité debe contar con cuando menos 50 cabezas de familia. Así combatiremos el hambre y la miseria.