Movimiento Patriótico de Liberación Nacional y de Defensa de la Patria.

En resumidas cuentas la idea es :organizar un Movimiento Nacional de rescate patriótico que cuente con un amplio programa que levante al pueblo y que contenga una propuesta de cómo organizar la nueva nación que surja de ahí.

Tres planteamientos para combatir el problema del desbasto y la carestía

Tres planteamientos para combatir el problema del desbasto y la carestía

1. La que considera que la solución es la limosna pública.

2. La que propone el apoyo a la elaboración de productos de exportación, como hortalizas (como lo hace Fox y sus amigos desde hace algunos años), para con las ganancias comprar al extranjero, lo que de por sí, debemos producir en el suelo nacional.

3. La que proponemos los patriotas y, que consiste, en la organización popular en redes de Productores-Consumidores para combatir a los intermediarios que se han enriquecido históricamente con el hambre popular. Además de implementar una política económica que contemple el apoyo a la producción agrícola, lo que debe incluir la roturación de campos abandonados que son muchos en la nación. Para esto debe utilizarse el ejército y no para desempeñar papeles policíacos y represivos. Aparte de que debe organizarse el ejército cívico nacional contra el hambre.

La primera propuesta y que habla de limosna:6ni es digna ni es efectiva, porque en sí misma, contiene los límites de su propia eficacia, debido a la restricción productiva y a los limitados recursos del estado mexicano, aún con todo y bonanza petrolera (al ridículo precio que nos pagan el barril).

La segunda, nos haría dependientes de la importación de lo que comemos, haciéndonos rehenes de los países que nos vendieran esos productos. Es axiomático que al venderles lo que ellos pueden conseguir en otros lugares, estaríamos a merced de su manipulación comercial y política.

La tercera es la más efectiva y única salida, ya que sí es posible producir los granos que ocupamos, aparte de que Sinaloa, Sonora, el Bajío y Veracruz tienen un buen nivel productivo de estos. La solución es pues la que mencionamos en esa tercera propuesta y que consiste en implementar una política de emergencia nacional contra el hambre, la que debe contemplar los términos ahí mencionados. Aplicar esta propuesta nos daría autosuficiencia alimentaria, y por lo tanto, una genuina independencia nacional.

En las parcelas pequeñas se impone la producción de hortalizas para la exportación,  pero existen también extensiones que pueden roturarse mediante la aplicación del plan mencionado, para producir granos en gran escala.

Uno de nuestros principales males, es que nuestros científicos andan preocupados por asuntos distantes a la alimentación popular, por eso mediante la implementación de un plan emergente contra el hambre, debemos convocar a nuestros técnicos y científicos agrícolas a elaborar junto con el pueblo, planes de desarrollo agropecuario en tierras tradicionalmente incapaces de producir, la adversidad no debe de desanimarnos, ahí está lo que se logró en el desierto de Asuán, hace ya 40 años.

Recordemos que el más grande productor de maíz del mundo son precisamente los Estados Unidos, ya que este país produce el 40 % de la producción total del planeta, seguido por China y Brasil. Estando México en el 4º lugar con el 3 % de la producción mundial. Francia que es una diminuta nación produce proporcionalmente más maíz que México.

El problema es que México mientras produce maíz para comer, las otras naciones le dan un fin distinto (abrasivos, pigmentos, jabón, hule sintético, azúcar, etílico, nailon, plásticos, refino, aceites, etc.) y ahora pretenden destinarlo para generar biocombustibles o biomasa (gashol, carburol, etanol). Algo que pone en serio riesgo la estabilidad alimentaria nacional; ya que debido a la crisis energética mundial, los países desarrollados no van a dudar en matarnos de hambre antes que destinar el maíz para comer, en vez de dedicarlo a mover su súper estructura industrial que requiere millones de toneladas de comburentes.

No olvidemos ejemplos como el de Japón. Pensemos en lo que cuesta la comida en las naciones que tienen que importar casi todo lo que comen.

La verdad es que la política económica neoliberal, nos ha llevado a importar más de lo que exportamos.

Muchos se alegran del incremento del precio del petróleo, lo cual solamente es beneficioso en parte, porque después tenemos un efecto boomerang, pues como tenemos que comprar más de lo que vendemos al extranjero, entonces el beneficio se pulveriza porque ellos nos venden mucho más caro lo que antes les comprábamos más barato.

Por eso la solución de soluciones es meterle dinero a la ciencia y a la tecnología. Para depender lo menos posible del exterior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s